El aceite de ricino es un producto que se presenta con unas propiedades muy características, aunque no son siempre conocidas.

Debido a que su denominación en inglés es castor oil, en muchas ocasiones se traduce como aceite de castor, pero es completamente erróneo.

Si quieres conocer todo lo que puede hacer por ti y por tu salud, tan solo sigue leyendo este artículo que te he preparado:

¿Qué es el Aceite de Ricino?

El aceite de ricino se extrae de la semilla que tiene el mismo nombre. Su nombre científico es el de Ricinus communis.

Se caracteriza principalmente por estar formado por una alta proporción de ácidos grasos (de hecho, en torno al 90% de su composición alude al ácido ricinoleico (también conocido como Omega 9). Este elemento tiene propiedades muy interesantes para la salud.

La planta de ricino es original de África y existen indicios de que se viene utilizando desde hace milenios debido a sus excelentes propiedades y características.

A día de hoy ya se cultiva en casi cualquier parte del mundo en donde el clima sea cálido, y es que la planta no soporta el frío.

Beneficios del Aceite de Ricino

Aquí te descubro todo lo que el aceite de ricino es capaz de hacer por ti:

Laxante

Es, probablemente, el uso más conocido del aceite.

Favorece el movimiento de los músculos de los intestinos, por lo que puede ayudarnos a purificar nuestro estómago, incluso es un buen remedio contra el estreñimiento.

En este caso, se requiere del consumo por vía oral. En este proceso, el aceite de ricino llegaría al intestino en donde se descompondría para ser absorbido por el mismo, y esto es precisamente lo que provocaría el efecto de laxante.

En este enlace puedes encontrar un estudio que te indica cómo funciona el aceite de ricino como laxante.

Precaución: sin embargo, no debería ser usado como un remedio a largo plazo, y es que podría provocar algunos problemas de salud importantes, como vómitos, calambres en el abdomen, diarrea, etc.

Remedio contra el acné

El acné puede manifestarse en nuestro cuerpo a través de granos con pus, puntos negros y diferentes estragos que hasta son capaces de estar durante toda nuestra vida en forma de estrías y marcas.

Se ha estudiado que la presencia del acné puede estar relacionada con ciertos tipos de bacterias que proliferan en la piel, así como con diferentes inflamaciones que podrían producirse en la zona.

El aceite de ricino nos ofrece propiedades antimicrobianas que podrían ayudarnos a combatir el acné si se aplica en la piel.

Actuará como un producto humectante, con la ventaja de que ayudará a calmar la piel irritada, siendo capaz de calmar esas temidas erupciones cutáneas.

Mejora la circulación sanguínea

Tiene una alta capacidad para absorber toxinas. Esto es posible gracias a que puede incentivar la circulación sanguínea de la zona en la que se aplica.

También se utiliza mucho en masajes terapéuticos, contribuyendo a aliviar la tensión de los músculos.

Antioxidante

Aporta una gran cantidad de vitamina E.

Esta vitamina actúa como antioxidante en el organismo, protegiendo a las células ante la actuación de los radicales libres.

Este aceite estimula la producción de colágeno y elastina. Así, suaviza la piel y previene los signos del envejecimiento como las arrugas, líneas de expresión y manchas. Por ello es un importante componente de muchos productos cosméticos.

Remedio contra los hongos en los dientes

La candidiasis bucal es un tipo de hongo que puede proliferar en diferentes partes de nuestro cuerpo, como puede ser en la boca.

Puede manifestarse en forma de diferentes síntomas, como con la presencia de pequeñas lesiones de color blanco en la lengua, además de provocar irritaciones y enrojecimientos, incluso heridas de mayor gravedad.

Con el aceite de ricino podemos combatir los hongos, para mantener nuestra boca sana.

Sobre todo, es muy efectivo para desinfectar las dentaduras postizas ante la proliferación de dicho hongo, algo muy habitual en personas mayores que las utilizan.

Con tan solo remojar la dentadura postiza en una solución que contenga aceite de ricino podríamos reducir de manera importante la candidiasis en personas que usen dentadura.

Poder humectante

Para mantener tu piel en las mejores condiciones es importante que integres algunos productos en tu rutina de higiene diaria, como son los humectantes.

Una crema humectante tiene el poder de retener o absorber la humedad natural de la piel, evitando la pérdida de agua. Así, tendrás un cutis fresco, evitando la sequedad.

El aceite de ricino es un componente que suele estar presente en muchas lociones, limpiadores o cremas humectantes.

Además de retener correctamente la humedad en la piel, no tiene ningún elemento que la irrite o que pueda causar algún daño en nuestra salud.

Si estás buscando otro tipo de aceite que también destaque por su gran poder humectante, puedes probar con el aceite de almendras.

Si se usa para el cabello, contribuye a hidratarlo y a humectarlo en profundidad.

Contribuye a mantener en buen estado nuestro cuero cabelludo

El aceite de ricino también podría ser una buena solución ante el cabello seco o dañado, especialmente por tener una cantidad de sebo muy elevada o reducida.

Usando aceite de ricino para el cabello, podríamos conseguir estos beneficios:

·  Mejora la flexibilidad y su aspecto.

·  Contribuye a conseguir que la raíz sea más fuerte, minimizando así la posibilidad de que se rompa.

·  Puede utilizarse como remedio para quienes tengan caspa. Actúa contra la piel seca, evitando que produzca escamas que derivan en caspa.

·  Actúa contra las irritaciones tan comunes en el pelo, evitando que tengamos que estar rascándonos continuamente.

Curación de Heridas

Las bacterias pueden proliferar a sus anchas si el medio en el que coexisten está seco, en contra de lo que podamos llegar a pensar.

Aplicar aceite de ricino en ciertas heridas contribuye a que la zona esté húmeda, evitando así que las bacterias puedan sobrevivir y provocar una infección mayor.

Su uso en ciertas heridas crearía una barrera natural entre las mismas y el medio, minimizando así la posibilidad de que se produzca la infección.

También podemos encontrar ciertos estudios que han determinado que el uso de ciertos ungüentos compuestos por aceite de ricino podría resultar muy interesantes para curar úlcera por presión.

Estos estudios han concluido que, por lo general, usar aceite de ricino podría reducir el tiempo de curación que necesitaría una herida convencional para estar sanada por completo.

Debido al aporte de tocoferoles, también puede ser un buen remedio para combatir la dermatitis.

Sus propiedades antifúngicas y antibacterianas indican que se puede usar en muchos remedios para tratar quemaduras.

Para evitar cualquier problema con el uso del aceite, te recomiendo leer el apartado de contraindicaciones.

Un remedio para difuminar las estrías

Aunque no las eliminará por completo, se ha demostrado que el aceite de ricino podría difuminar las estrías y las cicatrices, especialmente aquellas que se concentran en la zona del abdomen.

Esto es posible debido a los ácidos grasos que aporta el aceite de ricino a la zona afectada, permitiendo mejorar la elasticidad de la misma.

Estimula la síntesis de células nuevas, pero requiere de bastante tiempo de uso para que empecemos a notar resultados.

Calma la piel ante picaduras de insectos

El aceite de ricino también puede usarse como remedio para calmar la piel irritada ante picaduras de insectos.

Aplicando una simple tirita mojada con aceite de ricino en la zona podría proporcionar alivio inmediato.

Para una zona más grande, tendremos que usar una gasa o algodón.

Contraindicaciones del Aceite de Ricino

Sin embargo, como ocurre con otros aceites, conviene tener cuidado con su aplicación y nunca excederse con la misma. Además, existen ciertas situaciones en las que no se recomienda su uso:

· En mujeres embarazadas: lo cierto es que el aceite de ricino es utilizado en ciertos casos como una fórmula para inducir el parto. Por ello, no se recomienda que una mujer embazada lo utilice en ninguna de las etapas del embarazo.

· Alergias: aunque no es habitual, se ha demostrado que en algunas personas pueden causar reacciones alérgicas. Por ello, antes de utilizarlo, es más que recomendable aplicar una pequeña cantidad en la piel para ver cuál va a ser la reacción.

· Diarrea: como ya he comentado, el aceite de ricino se puede usar como un remedio para combatir el estreñimiento, pero se podría volver en tu contra si se aplica una cantidad exagerada, provocando diarrea. Ten en cuenta que la diarrea produce deshidratación y otros problemas de salud.

Palabras Finales

El aceite de ricino es un producto milenario y versátil que puede ayudar a aliviar el estreñimiento, hidrata la piel seca, curar heridas y mucho más.

Esos sí, elige siempre aceite de ricino puro, orgánico y prensado en frío.

Dependiendo de donde vivas, puedes encontrarlo fácilmente en herbolarios, tiendas de productos naturales, farmacias y parafarmacias.

Por supuesto, también está para comprar online, ya sea en tiendas especializadas o en Amazon.

Conociendo los beneficios del aceite de ricino, podrás empezar a utilizarlo para mejorar tu salud. Pero recuerda tomar siempre las precauciones correspondientes.

¡Si te ha gustado este artículo, por favor compártelo. Guarda ESTE PIN en tu tablero de Aceites Naturales de Pinterest y consúltalo en cualquier momento! :)

Beneficios del aceite de ricino y usos.
  • Save

Beneficios del aceite de ricino y usos.
  • Save