El aceite de coco puro y natural es uno de mis productos de belleza favoritos. Por ello, hoy quiero enseñarte cómo hacer aceite de coco casero de forma rápida y sencilla.

Los beneficios y usos de este aceite vegetal van desde el cuidado y belleza de la piel y el cabello, pasando por sus aplicaciones domésticas, hasta recetas de cocina y repostería. ¡Las opciones son prácticamente infinitas! Extraer aceite de coco en casa es una forma muy económica y saludable de mejorar tanto por dentro como por fuera. Además, te aseguras que es 100% natural, sin ningún aditivo o químico añadido. 

Cómo Hacer Aceite de Coco: Receta Casera

Ahora es el momento de aprender los pasos para su extraer tu propio aceite de coco casero.

Qué Necesitarás

Lo primero que debes hacer es preparar todo lo necesario para hacer aceite de coco:

  • Un coco mediano. Deberá ser fresco, pero estar ya un poco maduro.
  • Un martillo o utensilio que te permita romper el coco.
  • Cuchillo para extraer el coco de la cáscara.
  • Medio vaso de agua caliente.
  • Cucharilla metálica.
  • Tamiz o tela fina de algodón para hacer un filtrado completo.

Pasos para Hacer Aceite de Coco Casero

Una vez que lo tengas todo preparado es el momento de ponerte manos a la obra, y para ello no tienes más que seguir estos pasos:

1.   Rompe el coco con ayuda del martillo y vierte la leche en la licuadora.

2.  Utiliza el cuchillo para separar el coco de la cáscara, pero ten mucho cuidado no vayas a hacerte daño, ya que suele estar algo duro.

3.  Enjuaga bien los trozos de coco.

4.  Trocea el coco e introdúcelo en la licuadora.

5.  Añade también el agua caliente dentro de la licuadora o batidora y tritúralo todo.

6.  Introduce la tela de algodón en el colador bien extendida.

7.  Vierte todo el contenido ya licuado sobre el tamiz o la tela de algodón, de manera que el líquido caiga en un tarro de vidrio.

8.  Cuando hayas vertido todo el líquido, recoge la tela con todos los trozos y aprieta un poco para extraer el líquido que todavía contiene.

9.  Cierra el tarro y mételo en el frigorífico, donde deberá permanecer al menos 8 horas.

10.  Transcurrido este tiempo, observaremos que el aceite y el agua se han separado debido a la diferencia de densidad, de manera que el aceite que será de color blanco se encontrará en la parte superior del tarro.

11.  Con mucho cuidado, ve recogiendo este aceite con una cucharilla y colócalo en la sartén de acero inoxidable. El agua de coco también la puedes aprovechar en tus platos o incluso beberla directamente.

12.  Tapa la sartén y ponla a fuego lento durante unos minutos.

13.  Si ves que todavía quedan restos, puedes proceder de nuevo a filtrar.

14.  Ya no queda más que verter el aceite en el recipiente de vidrio para utilizarlo cuando sea necesario.

Los Beneficios del Aceite de Coco

Cabe partir de la base de que el aceite de coco cuenta con fantásticos beneficios para la salud. Para disfrutar de ellos, puedes aplicarlo directamente sobre la piel y el cabello o añadirlo en tus platos, pudiendo observar mejoras sustanciales en un corto plazo de tiempo como las que detallamos a continuación:

  • Es beneficioso para mejorar el sistema inmunitario.
  • Reduce el nivel de colesterol malo.
  • Ayuda en la digestión.
  • Mejora la absorción así como el tránsito intestinal.
  • Es saciante, lo que lo hace idóneo en las dietas para perder peso.
  • Puedes ayudar a quemar grasas.
  • Se trata de un producto hidratante que beneficia al cabello y piel si se aplica directamente.
  • Refuerza las capas internas de la piel.
  • Elimina las células muertas y favorece la renovación celular.
  • Actúa como antibiótico natural, evitando las infecciones y el acné en la piel.
  • Aporta una textura más tersa y suave a la piel.
  • Gracias a su efecto hidratante, reduce la caspa.
  • Es muy útil para mejorar la apariencia de cicatrices recientes.
  • Consigue equilibrar y recuperar el pH de la piel.
  • Reduce las estrías.
  • Es muy útil y efectivo como desmaquillador.
  • Sirve para corregir manchas e imperfecciones.
  • Aporta proteínas, vitaminas y minerales al cabello cuando se aplica directamente.
  • Previene el envejecimiento prematuro gracias a su contenido en antioxidantes.
  • Repara los tejidos.
  • Reduce el escozor y la hinchazón de las picaduras de insectos.
  • Aporta un gran brillo al cabello y a la piel.

Tal y como puedes observar, hacer aceite de coco en casa no solo es muy fácil, sino que además es muy beneficioso para tu salud.

Es el momento perfecto para ponerte en marcha y empezar a disfrutar de todas las ventajas de este producto natural e ideal para toda la familia.

Si te ha gustado este artículo, por favor compártelo. ¡Guarda ESTE PIN en tu tablero de Aceite de Coco de Pinterest y consúltalo en cualquier momento! :)

Cómo hacer aceite de coco casero, receta paso a paso

¡Compartir es bueno!