El aceite esencial de lavanda es uno de los más conocidos dentro de los de origen vegetal. Además, también destaca por ser uno de los que mejor aroma ofrece y por permitir bastantes usos.

Aquí aprenderás a obtenerlo en casa de manera fácil y rápida mediante 2 diferentes procedimientos.

Cómo Hacer Aceite de Lavanda en Casa: Recetas

Según tus necesidades, así como herramientas e ingredientes disponibles, tendrás 2 opciones distintas. La primera lleva alcohol, mientras que la segunda usaremos algún aceite de origen vegetal.

Extracción de Aceite de Lavanda con Alcohol

Necesitarás

  • Lavanda (puede ser seca o fresca, de las dos formas sirve, aunque la mezclada siempre resulta mejor).
  • Unos 25-30 ml de alcohol, preferiblemente vodka (compra aquí).
  • 2 recipientes de cristal con tapa hermética.
  • Filtro para café.
  • Colador de tela.

Procedimiento

  1. Con ayuda del mortero, machaca la lavanda (ten en cuenta que se requiere alrededor de 140 gr por cada ml que quieras obtener de aceite).
  2. Una vez que esté bien machacada y tengas la cantidad suficiente, deposítala en el recipiente de cristal que has dispuesto y añade la cantidad de alcohol de acuerdo a lo que has agregado, de modo que la lavanda quede sumergida.
  3. Tápala y deja reposar durante unos 4 o 5 días.
  4. Es importante que durante este tiempo agites el recipiente de vez en cuando. De este modo, ayudas en la liberación de los aceites propios de la planta.
  5. Una vez transcurridos los días, prepara el otro recipiente con un colador de tela y traspasa el líquido.
  6. Después, coloca el filtro de café que servirá de tapa. Esto permitirá que el alcohol se evapore.
  7. Pasados unos 3 o 4 días, el alcohol ya se habrá evaporado y tendrás tu aceite de lavanda esencial listo para usar.

Maceración con Aceite Vegetal

Esta es una de las recetas más utilizadas por los naturistas y boticarios gracias a su facilidad y durabilidad.

Necesitarás

Procedimiento

  1. Toma todas tus flores de lavanda y colócalas dentro del recipiente de cristal que hayas dispuesto. La cantidad dependerá de tus gustos (si lo prefieres más o menos concentrado ya que no existe una medida exacta).
  2. Rellena el recipiente con el aceite vegetal elegido.Te recomendamos no utilizar aquellos que resultan muy aromáticos, como el de coco, ya que al final el olor de la lavanda se tiende a perder.
  3. Cierra bien tu recipiente y déjalo en un lugar fresco durante al menos 30 días.
  4. Es importante que lo mantengas en una zona donde el sol no le dé directamente.
  5. Transcurrido este tiempo y con ayuda de tu colador o tamiz, deposita el aceite en el segundo frasco de cristal, asegurándote que no vayan restos de lavanda.

Usos en Casa del Aceite de Lavanda

Según el tipo de aceite que hayas realizado, sus usos pueden variar. Entre los más populares y efectivos se encuentran los siguientes:

  • Calmante natural: Una de las principales propiedades del aceite de lavanda es su capacidad calmante. De ahí que sea utilizado para tratar el estrés, la ansiedad e incluso el insomnio.
  • Antialérgico: Desde hace cientos de años, el aceite de lavanda ha sido empleado como antialérgenico y antihistamínico, especialmente para tratar los síntomas relacionados con la conocida fiebre del heno, pero también en alergias al polvo, los perros y gatos.
  • Antiinflamatorio y relajante: Para cuadros de irritación en la piel provocada por heridas, quemaduras, rasguños o incluso cortes pequeños, solo bastarán unas gotas de aceite de lavanda para calmar la inflamación y tener un efecto relajante. Algunos lo combinan con aceite de almendras.

¡Si te ha gustado este artículo, por favor compártelo. Guarda ESTE PIN en tu tablero de Aceite de Lavanda de Pinterest y consúltalo en cualquier momento! :)

Cómo Hacer Aceite de Lavanda Casero: 2 Métodos Muy Fáciles y Rápidos

¡Compartir es bueno!