Cómo Hacer Aceite de Lavanda Casero: 2 Métodos Muy Fáciles

El aceite esencial de lavanda es uno de los más conocidos dentro de los de origen vegetal. Además, también destaca por ser uno de los que mejor aroma ofrece y por permitir bastantes usos.

Aquí aprenderás a obtenerlo en casa de manera fácil y rápida mediante 2 diferentes procedimientos.

Usos en Casa del Aceite de Lavanda

Según el tipo de aceite que hayas realizado, sus usos pueden variar. Entre los más populares y efectivos se encuentran los siguientes:

Calmante natural

Una de las principales propiedades del aceite de lavanda es su capacidad calmante. De ahí que sea utilizado para tratar el estrés, la ansiedad e incluso el insomnio.

Antialérgico

Desde hace cientos de años, el aceite de lavanda ha sido empleado como antialergénico y antihistamínico, especialmente para tratar los síntomas relacionados con la conocida fiebre del heno.

También ha sido eficaz para controlar las alergias al polvo, los perros y los gatos.

Antiinflamatorio y relajante

Para cuadros de irritación en la piel provocada por heridas, quemaduras, rasguños o incluso cortes pequeños.

Bastan unas gotas de aceite de lavanda, siempre diluido en un aceite portador, para calmar la inflamación y tener un efecto relajante. Algunos lo combinan con aceite de almendras.

Cómo Hacer Aceite de Lavanda en Casa: Recetas

Según tus necesidades, así como herramientas e ingredientes disponibles, tendrás 2 opciones distintas. La primera lleva alcohol, mientras que la segunda usaremos algún aceite de origen vegetal.

Extracción de Aceite de Lavanda con Alcohol

Frasco gotero de aceite esencial de lavanda, mortero de flores secas de lavanda y bolsitas sobre mesa de madera blanca
  • Save

Hacer aceite de lavanda con alcohol es un delicioso proyecto de casero. No sólo da como resultado un aceite aromático y versátil, sino que también te permite personalizar su potencia según tus preferencias.

Aquí tienes una sencilla receta para crear tu propio aceite de lavanda con alcohol:

Necesitarás

Procedimiento

Comprueba de que los cogollos de lavanda estén limpios y libres de residuos.

Si has recolectado lavanda fresca, déjela secar al aire por completo antes de usarla en la receta. Sólo asegúrate de separar las flores de los tallos antes de comenzar.

Con ayuda de un mortero, tritura las flores de lavanda para que suelten el aceite.

Una vez que esté bien triturado, y tengas cantidad suficiente, colócalo en el recipiente de cristal que has preparado.

Agrega la cantidad de alcohol correspondiente según la cantidad de lavanda que hayas agregado para que la lavanda quede sumergida.

Cubre y deja reposar de 4 a 5 días. Aumentar la duración de la maceración dará como resultado un aceite más intenso.

Es importante agitar el envase varias veces al día durante este tiempo. De esta forma, ayudas en la liberación de los aceites propios de la planta.

Una vez transcurridos los días, prepara el otro recipiente con un colador de tela y cuela el líquido.

A continuación, coloca el filtro de café, que te servirá de tapa. Esto permite que el alcohol se evapore.

Al cabo de 3 o 4 días el alcohol se habrá evaporado y ya tendrás tu aceite de lavanda listo para usar. Este plazo puede variar dependiendo de factores como la temperatura y la humedad.

Transfiere el aceite a una botella de vidrio oscuro para guardarlo. El vidrio oscuro ayuda a proteger el aceite de la degradación ligera, preservando su calidad por períodos más prolongados.

Guarda el aceite de lavanda en un lugar fresco y oscuro. Si se almacena adecuadamente, puede durar de varios meses a un año.

Consejos de uso

— El aceite de lavanda extraído con vodka puede utilizarse de muchas maneras. Puede añadirse a productos de belleza caseros como jabones, lociones y aceites de baño.

— Si planeas aplicar el aceite resultante en tu piel, asegúrate de que el alcohol utilizado sea seguro para uso tópico. Haga una prueba de parche antes de usarlo por primera vez.

— Recuerda que con un poco de aceite de lavanda se consigue mucho, así que empieza con pequeñas cantidades y ajústalas según tus preferencias.

— Etiqueta tu botella con la fecha de elaboración como referencia.

¡Disfruta del proceso de creación de tu propio aceite de lavanda y experimenta con diferentes aplicaciones para apreciar plenamente sus cualidades aromáticas!

Maceración con Aceite Vegetal

Aceite esencial de lavanda en botella oscura con cuentagotas y flores de lavanda sobre superficie de madera.
  • Save

Crear aceite infusionado de lavanda mediante maceración con aceite vegetal es una forma deliciosa de capturar la fragancia calmante y las propiedades beneficiosas de la lavanda.

Esta es una de las recetas más utilizadas por los naturistas y boticarios gracias a su facilidad y durabilidad.

Necesitarás

Procedimiento

Asegúrate que las flores de lavanda estén secas, limpias y libres de residuos.

Toma todas tus flores de lavanda y colócalas dentro del recipiente de cristal que hayas dispuesto. La cantidad dependerá de tu gusto, si lo prefieres más o menos concentrado, ya que no hay una medida exacta.

Llena el recipiente con el aceite vegetal elegido. Te recomendamos no utilizar aquellos que resultan muy aromáticos, como el aceite de coco, puesto que al final el aroma a lavanda tiende a perderse.

Es importante guardarlo en una zona donde no le dé el sol directamente.

Pasado este tiempo y con ayuda de tu estopilla o colador de malla fina, vierte el aceite en el segundo frasco de cristal, asegurándote de que no queden restos de lavanda.

Exprime suavemente la estopilla para extraer la mayor cantidad posible de aceite infundido.

Transfiere el aceite de lavanda colado a una botella de vidrio oscuro para guardarlo. El vidrio oscuro ayuda a proteger el aceite de la degradación ligera, preservando su calidad.

Guarda el aceite de lavanda en un lugar fresco y oscuro. Si se almacena adecuadamente, puede durar de varios meses a un año.

Consejos de uso

— El aceite infusionado de lavanda es versátil y se puede utilizar de varias maneras, incluidas aplicaciones de masajes, cuidado de la piel y aromaterapia.

— Etiqueta tu botella con la fecha de creación como referencia.

— Prueba el aceite en una pequeña zona de piel antes de usarlo extensamente, especialmente si tienes la piel sensible.

Elaborar aceite de lavanda mediante maceración con aceite vegetal te permite crear un producto natural, fragante y multiusos que mejora tu bienestar y aporta la esencia calmante de la lavanda a tu vida diaria.

¡Disfruta del proceso y los maravillosos beneficios de tu aceite de lavanda casero!

¡Si te ha gustado este artículo, por favor compártelo! ¡Guarda ESTE PIN en tu tablero de Aceite de Lavanda de Pinterest y consúltalo en cualquier momento! :)

Cómo Hacer Aceite de Lavanda Casero: 2 Métodos Muy Fáciles y Rápidos
  • Save
  • Save
18.3K Shares