Seguramente ya has escuchado hablar sobre los muchos beneficios de los aceites esenciales. Sin embargo estos aceites puros son muy fuertes y potentes siendo necesario en todos los casos diluirlos con aceites portadores para aplicarlos a la piel.

Por ello, lo más probable es que si ya has usado aceites esenciales también hayas utilizado aceites portadores, base o vehiculares.

De esta manera los aceites base resultan un complemento perfecto para la utilización de aceites esenciales. Permiten aplicarlos de manera segura y efectiva para mejorar la salud y apariencia de la piel y el cabello.

Hay una gran cantidad de aceites portadores que se pueden aprovechar. Lo ideal es que elijas el apropiado según tu tipo de piel y la dolencia o problema que desees tratar. Por eso he escrito este artículo donde te contaré todo lo que necesitas saber sobre este tipo de aceites: qué son, cuáles hay, qué beneficios tienen cada uno y en qué tipos de piel usarlos, así como cuáles son las precauciones que debes tener. Sigue leyendo si quieres saber qué aceite portador te conviene usar y cómo utilizarlo.

¿Qué Son los Aceites Portadores?

Los aceites portadores, también llamados aceites base o vehiculares,  son aceites vegetales que se extraen de las plantas, normalmente de los granos, semillas o nueces.

Comúnmente su función es diluir los aceites esenciales principalmente cuando se desean utilizar éstos últimos sobre la piel. Los expertos no recomiendan aplicarlos puros porque pueden provocar ciertos efectos secundarios.

Los aceites base no suelen tener aroma o bien tienen un aroma suave y ligero, por lo que al mezclarlos con aceites esenciales no intervienen ni disminuyen sus propiedades aromáticas.

Muchos de estos aceites vegetales también pueden utilizarse solos.

¿Por Qué Usar Aceites Portadores?

Como ya mencioné, normalmente los aceites vehiculares o portadores se usan para diluir los aceites esenciales concentrados y puros. Al hacerlo se consigue una mezcla apta para el uso tópico, entre otros usos que se les puede dar.

Estos aceites tienen la finalidad de servir para "transportar" los aceites esenciales sobre la piel y el cabello, de manera que no causen ardor, irritación, enrojecimiento ni sensibilización.

Realmente existe una gran variedad de aceites portadores que puedes utilizar, y cada uno presenta diferentes beneficios y propiedades terapéuticas para la salud.

De modo que dependiendo del beneficio que busques, de tu tipo de piel y del aceite esencial con el que desees mezclarlo te convendrá elegir uno u otro.

A continuación te daré una lista de los aceites base o vehiculares más populares y que más se suelen utilizar en la dilución de los aceites esenciales, ya sea para aplicarlos en masajes, en  aromaterapia o en baños.

Sin embargo, antes de darte esta lista te hablaré brevemente sobre la escala comedogénica y su importancia a la hora de elegir uno u otro aceite en función de tu tipo de piel.

Clasificación Comedogénica

La escala comedogénica es una clasificación que se realiza sobre la probabilidad que ciertos ingredientes, como aceites o mantecas que son usados en la elaboración de productos cosméticos, puedan obstruir los poros.

Cuando una persona es susceptible a brotes de acné y espinillas o puntos negros debe evitar el uso de aceites altamente comedogénicos porque lo más probable es que el problema se agrave.

Y por otro lado, las personas con una piel más seca pueden aprovechar aceites emolientes que se encuentren en la mitad de la escala.

La escala o clasificación comedogénica se trata de un sistema de numeración que va desde el 0 al 5, considerándose cada uno de estos números de la siguiente manera:

  • Clasificación comedogénica: 0 - No debería obstruir los poros en absoluto.
  • Clasificación comedogénica: 1 - Muy baja probabilidad de obstruir los poros.
  • Clasificación comedogénica: 2 - Probabilidad de obstruir los poros de moderada a baja.
  • Clasificación comedogénica: 3 - Probabilidad moderada de obstruir los poros.
  • Clasificación comedogénica: 4 - Probabilidad bastante alta de obstruir los poros.
  • Clasificación comedogénica: 5 - Probabilidad de obstruir los poros alta.

Los aceites considerados no comedogénicos son aquellos que tienen una probabilidad nula o baja de obstruir los poros y normalmente tienen una clasificación de 2 o menos.

Mientras que cualquier aceite con una clasificación de 5 seguramente obstruirá los poros y si la persona es propensa al acné podrá provocar brotes.

No obstante, cabe aclarar que son muchos los factores que influyen en cómo un aceite particular impactará en la piel de cada persona. De manera que diferentes aceites pueden impactar de forma diferente en distintas personas con un mismo tipo de piel.

Entre los factores que pueden influir en esta variedad de resultados se incluyen el tipo de piel, la ingesta de agua, la enfermedad o problema que se esté tratando, los factores ambientales, entre otros aspectos que influirán en cómo el aceite actúa sobre la piel.

También es importante tener en cuenta al elegir un aceite que la composición de ácidos grasos será determinante para saber con mayor exactitud qué tipo de piel se beneficiará con cada aceite en particular.

SEGURAMENTE ESTE ARTÍCULO TE VA A INTERESAR

Lista de los Aceites Portadores Más Utilizados y Recomendados

Aceites Portadores más utilizados

Aceite de Aguacate

El aceite de Aguacate tiene una clasificación comedogénica de 3 y es normalmente adecuado para las pieles secas, mixtas, envejecidas y sensibles.

Ayuda a tratar problemas de la piel como la psoriasis y los eczemas, y disminuye la apariencia de las arrugas y las líneas de expresión.

En 1918 el Instituto Británico extrajo por primera vez el aceite de Aguacate, hecho de la propia fruta del aguacate. Es un aceite espeso y con un agradable aroma a nuez.

Como sucede con la mayoría de los aceites portadores, este aceite es muy beneficioso cuando se aplica en la piel, mejorando el tono de la misma e hidratándola. Aunque no se recomienda usar cuando hay acné.

Posee un alto contenido de vitaminas, minerales y ácidos grasos, por lo cual es bueno para mejorar la producción de colágeno, sobre todo en las pieles más jóvenes.

El aceite de Aguacate es rico en ácido oleico,un ácido monoinsaturado que es especialmente beneficioso para la piel seca y dañada, ayudando también a revertir los signos del envejecimiento.

Muchas mujeres lo utilizan aplicándolo en la cara para eliminar impurezas.

Además es bueno para mejorar la salud del cabello.

Aceite de Albaricoque

Con una clasificación comedogénica de 2, es un aceite ideal para las pieles secas. El aceite de Albaricoque es muy buen antiinflamatorio, antienvejecimiento, antibacteriano y antiséptico, ayudando entre otras cosas a tratar la piel propensa al acné.

Además es rico en vitaminas A y C y ácidos grasos esenciales.

Este aceite también resulta bueno para las pieles grasas ya que se absorbe muy bien sin dejar sensación grasosa.

Desde hace más de 3.500 atrás en la antigua medicina China se utilizaba este aceite para tratar principalmente la nefritis.

Se obtiene de las semillas del albaricoque que es nativo de Irán, Azerbaiyán, China, Armenia, Turquía y Siria.

El aceite de Albaricoque tiene un olor suave que permite ser usado con aceites esenciales para aromaterapia sin atenuar el aroma de éstos últimos.

Ayuda a tonificar y suavizar la piel si es usado de modo tópico mezclado con algún aceite esencial, como el de Lavanda, y sirve en preparaciones para mejorar la salud del cabello.

Aceite de Almendra Dulce

El aceite de almendras tiene una clasificación comedogénica de 2, siendo un aceite perfecto para pieles sensibles, pieles secas, así como para las propensas al acné.

Este aceite fue usado en la antigüedad en la medicina China y en la medicina Ayurvédica sobre todo para tratar afecciones de la piel, como la psoriasis y los eccemas.

El aceite de Almendra es rico en antioxidantes lo que ayuda mantener la piel tersa y suave. Al ser una aceite de consistencia ligera, se absorbe muy fácilmente.

Además, posee propiedades emolientes que mejoran su tono y es excelente para regenerar las células dañadas de la piel.

Si es combinado con aceites esenciales, como el del Árbol de Té o el de Lavanda que tienen propiedades antimicrobianas, es útil para limpiar la piel penetrando en los folículos y los poros.

Aceite de Argán

Con una clasificación comedogénica de 0, el aceite de argán es un aceite adecuado y apto para la mayoría de los tipos de piel. Incluso es lo suficientemente suave para aplicarlo en pieles sensibles y también en pieles mixtas, grasas, secas y envejecidas.

Este aceite se obtiene de los granos que se encuentran dentro de la fruta del árbol de argán, el cual es nativo de Marruecos. Los marroquíes lo han usado por más de 3.500 años para nutrir el cuerpo tanto por fuera como por dentro.

Es muy rico en vitaminas A y E, antioxidantes, minerales y ácidos grasos esenciales monoinsaturados como ácido linoleico y ácido graso omega-6.

El aceite de Argán es ideal para humectar, suavizar y proteger la piel, así como también reducir los signos del envejecimiento y mejorar su elasticidad y tono.

Ayuda a tratar diversos problemas como la inflamación, las estrías y las arrugas, debido a que promueve la producción celular.

Además se puede usar para tratar el acné, la psoriasis y los eczemas, y ayuda a atenuar las cicatrices y manchas de la piel.

El aceite de argán contribuye al crecimiento de un cabello sano, ya que sus antioxidantes ayudan a estimular las células del cuero cabelludo.

Aceite de Avellana

Posee una clasificación comedogénica de 1, lo que lo hace perfecto para ser utilizado en la mayoría de los tipos de pieles, principalmente en pieles sensibles con tendencia al acné.

Ha sido usado durante siglos por sus grandes propiedades antioxidantes y astringentes, y por ser una muy buena fuente de grasas saludables, vitaminas y proteínas.

Estos componentes ayudan a nutrir la piel y protegerla del daño solar, al mismo tiempo que aumentan la producción de colágeno. Por tanto, también es bueno para el cuidado del cabello.

Aceite de Cártamo

Su clasificación comedogénica es de 0, siendo su uso muy apropiado en todos tipos de pieles, ya sean mixtas, grasas, sensibles, secas o envejecidas.

El aceite de Cártamo reduce las arrugas y ayuda a combatir y tratar la psoriasis y los eczemas, al igual que también la inflamación y el acné.

Es útil también para mejorar la salud del cabello.

Es extraído de las semillas de la planta de cártamo, que era una planta muy importante en culturas antiguas como la griega y la egipcia. De esta manera su uso se remonta a hace más de 4.000 años atrás.

Aceite de Coco

El aceite de Coco tiene una clasificación comedogénica de 4 y es muy útil para pieles secas y agrietadas, ayudando a mejorar su apariencia y salud.

Disminuye las manchas de la piel, pero no se recomienda su uso si se tiene una piel propensa al acné.

Este aceite es obtenido de la carne de cocos maduros y es un muy buen aceite portador.

Al igual que la mayoría de los aceites vegetales es muy rico en vitamina E, ácidos grasos y polifenoles que ayudan a hidratar y nutrir la piel. Es muy bueno para realizar masajes y preparaciones, dejando la piel suave y brillante.

El aceite de Coco protege la piel de los rayos solares, y tiene grandes propiedades curativas y anti-envejecimiento ya que estimula la producción de colágeno.

También es antiséptico y antimicrobiano por lo que resulta muy bueno para curar heridas y reducir la inflamación. Ayuda a aliviar la psoriasis, los eczemas y los herpes labiales.

Posee un peso molecular bajo gracias a lo cual tiene la capacidad de penetrar muy bien en la piel incluso a un nivel profundo.

Aceite de Espino Amarillo

Su clasificación comedogénica es de 1, lo que lo hace adecuado para la mayoría de los tipos de pieles, principalmente para las pieles secas.

Es un aceite muy rico en ácidos grasos omega 3, 6, 7 y 9 y en vitaminas A, C, D y E.

Tiene propiedades antioxidantes y antibacterianas por lo que ayuda al cuerpo a protegerse de las infecciones provocadas por virus, parásitos y bacterias.

También es un gran antiinflamatorio ayudando a disminuir el enrojecimiento y regenerando las células de la piel.

Además sirve para tratar afecciones de la piel como el acné, las estrías, la dermatitis y los eczemas.

El aceite de Espino Amarillo protege contra los daños del sol y es usado para aliviar quemaduras solares. Igualmente, mejora la estructura de la piel, manteniéndola sana y acelerando la cicatrización y curación de las heridas.

Aceite de Jojoba

El aceite de Jojoba posee una clasificación comedogénica de 2 y es un aceite adecuado para pieles grasas debido a que ayuda a equilibrar la producción de exceso de sebo. También puede usarse en pieles sensibles, envejecidas y secas.

Ayuda a combatir la rosácea, la psoriasis y los eczemas, y a reducir las arrugas. Su uso puede mejorar los problemas de acné, y dejar los poros de la piel limpios y sin impurezas.

Además el aceite de Jojoba es bueno para tratar quemaduras solares y heridas gracias a ser un gran antiinflamatorio y antifúngico.

Este aceite se obtiene de las semillas de la planta de jojoba y es un excelente aceite portador. Puede ser utilizado solo, debido a que es muy  rico en vitaminas A, B y E, y ácidos grasos.

Es absorbido muy fácilmente por la piel y la desintoxica y revitaliza.

Es una excelente opción para aplicarlo de modo tópico en masajes, tanto faciales como corporales.

Aceite de Linaza

Tiene una clasificación comedogénica de 4, por lo que la mayoría de los tipos de pieles no suelen tolerar bien este aceite, sobre todo las pieles con propensión al acné.

Este aceite ha sido utilizado desde la antigüedad, principalmente en la medicina Ayurvédica. En ésta se usa para mejorar la cicatrización de las heridas y para equilibrar el pH de la piel, así como eliminar manchas.

El aceite de Linaza también ayuda con problemas de la piel como los eczemas y la psoriasis. Es muy bueno para mejorar su elasticidad, textura y tono.

Es un aceite calmante por lo que resulta ser muy elegido como aceite portador, tanto para la utilización de modo tópico como para su aplicación en la aromaterapia.

Además, cabe destacar que gracias a que contiene ácidos grasos omega 3 y ácidos alfa-linoleicos, ayuda a reducir la inflamación de la piel y mejorar la salud del cabello.

Por todo esto es un excelente aceite portador con el que se pueden conseguir muy buenos resultados tanto en la piel como en el cabello.

Aceite de Nim (Neem)

El aceite de Nim tiene una clasificación comedogénica de entre 1 y 2 y es usado tanto para pieles secas y mixtas como grasas.

Ayuda a tratar los eczemas y la psoriasis, y es útil para reducir las cicatrices del acné y las inflamaciones. Además, gracias a que es un gran antibacteriano resulta eficaz para tratar la piel con propensión al acné.

Este aceite tiene un olor fuerte similar al de los cacahuetes hervidos.

El aceite de Nim posee altos contenidos de ácidos grasos, antioxidantes y vitamina E, y es rápidamente absorbido por la piel. Permite aliviar y mejorar la apariencia de la piel dañada y seca, sin generar un aspecto grasoso.

Ayuda también a disminuir la irritación, al mismo tiempo que hidrata y protege la piel. Gracias a ello mejora su elasticidad y rejuvenece las células, protegiéndola además del daño ambiental.

Es usado como ingrediente de una gran cantidad de productos, tanto naturales como industriales, para la belleza y la cosmética.

Aceite de Oliva

Aceite Portador - Aceite de Oliva

El aceite de Oliva posee una clasificación comedogénica de 2. Es perfecto para pieles más bien secas y con propensión al acné, aunque también puede ser usado en pieles mixtas y envejecidas.

Este aceite es originario del Mediterráneo y ha sido utilizado por siglos tanto en la cocina como en la medicina, en este último caso especialmente en el cuidado de la piel.

Se extrae de las aceitunas prensadas, siendo con un aceite un olor afrutado muy agradable. Realmente es altamente saludable, tanto si se consume como si se utiliza de modo tópico o mediante la aromaterapia como aceite portador.

Este aceite contiene ácidos grasos, fenoles y esteroles saludables, además de ser antiinflamatorio y antioxidante.

Es muy usado para nutrir, hidratar y limpiar la piel, sobre todo la piel seca y madura. Ayuda también a reducir la inflamación y el dolor así como el crecimiento de bacterias.

Además reduce los signos del envejecimiento y acelera la curación de heridas, a la vez que previene y combate las infecciones.

Existen investigaciones que respaldan la creencia de que es útil para combatir enfermedades de la piel como la psoriasis, la dermatitis atópica, la dermatitis seborreica y el acné.

El aceite de Oliva se utiliza para la elaboración de jabones caseros y como ingrediente de diversos productos cosméticos como limpiadores faciales y cremas.

La variedad más utilizada con estos fines es el aceite de oliva virgen extra, principalmente cuando es utilizado como aceite portador de aceites esenciales para preparaciones de aromaterapia.

Aceite de Onagra

Posee una clasificación comedogénica de entre 2 y 3 y es excelente para las pieles grasas propensas al acné pero normalmente no es útil en pieles secas.

Al igual que sucede con la mayoría de los aceites vegetales este aceite es muy rico en ácidos grasos esenciales y es un gran antiinflamatorio.

Gracias a esas propiedades puede ser usado de modo tópico para aliviar irritaciones, mejorar la elasticidad de la piel, reducir la inflamación y mejorar su estructura celular. También es muy útil para tratar problemas de la piel como el acné o la dermatitis atópica.

Adicionalmente, el aceite de Onagra mejora la función nerviosa y reduce la hiperpigmentación.

Combinándolo con aceites esenciales antimicrobianos, como el aceite de Árbol del Té, ayuda a tratar diversas afecciones de la piel y mejorar su salud general.

También se cree que es útil para estimular el crecimiento del cabello.

Aceite de Ricino

El aceite de Ricino tiene una clasificación comedogénica de 1, por lo que es adecuado para diversos tipos de piel como las pieles secas, mixtas, grasas y envejecidas.

Ayuda a combatir y mejorar la apariencia del acné, las estrías, las cicatrices, las manchas de la piel y las arrugas, a la vez que es bueno para tratar las quemaduras solares y las infecciones.

El aceite de Ricino sirve para tratar afecciones de la piel como la dermatitis y la psoriasis.

Este aceite ha sido utilizado durante miles de años por diversas culturas principalmente para usos medicinales. Es extraído de las semillas de la planta de Ricinus communis.

El aceite de Ricino es muy usado como ingrediente en productos de belleza y para el cuidado de la piel.

Aceite de Rosa Mosqueta

El aceite de Rosa Mosqueta posee una clasificación comedogénica de 1 y es especialmente adecuado para pieles grasas propensas al acné. No obstante, puede ser utilizado en pieles mixtas, secas y envejecidas.

Ayuda a mejorar la apariencia de las pieles con hiperpigmentación, estrías y rosácea, y disminuye las líneas de expresión y las manchas causadas por quemaduras y cicatrices.

El aceite de Rosa Mosqueta es rico en vitaminas A y C, y tiene un alto contenido de antioxidantes que mejoran, revitalizan y tonifican la piel.

Además de ayudar a combatir el envejecimiento de la misma y revertir los efectos del sol, siendo especialmente bueno para la piel seca, dañada e irritada.

Es absorbido rápidamente por la piel por lo cual no deja residuos aceitosos.

Aceite de Semilla de Brócoli

El aceite de Semilla de Brócoli posee una clasificación comedogénica de 1, siendo muy bueno para pieles muy sensibles y deshidratadas.

Este aceite vegetal es extraído de las semillas de los brotes de brócoli y contiene una gran cantidad de antioxidantes, además de tener ácidos grasos omega 3, 6 y 9.

No tiene color ni olor, siendo un aceite vegetal muy ligero y efectivo.

Es un excelente humectante y se absorbe muy fácilmente, no dejando residuos grasosos.

El aceite de Semilla de Brócoli mejorar la apariencia de la piel, viéndose más sana, brillante y suave. Al mismo tiempo, la hidrata y rejuvenece, ayudando a eliminar las arrugas.

También es bueno para mejorar la salud del cabello, reduciendo la resequedad y promoviendo un cabello brillante y sano

Aceite de Semillas de Cáñamo

Este aceite portador tiene una clasificación comedogénica de 0, lo que lo hace ideal tanto para pieles mixtas y secas como para pieles envejecidas y sensibles.

El aceite de Semillas de Cáñamo ayuda a tratar los eczemas y la psoriasis, y disminuye las arrugas.

Es rico en vitaminas E y C, además de contener ácidos grasos y aminoácidos similares a los aceites naturales de la piel.

Este aceite es muy buen emoliente, limpiando los poros y ayudando a hidratar la piel. Mejora su apariencia, además de combatir y prevenir el acné.

Posee un aroma suave a nuez.

Lo ideal al comprar este aceite es que sea orgánico, sin refinar y haya sido obtenido mediante el prensado en frío.

Aceite de Semilla de Girasol

Este aceite tiene una clasificación comedogénica de entre 0 y 2. La mayoría de las pieles responden muy bien a este aceite, ya sean pieles grasas, sensibles, mixtas, secas o envejecidas.

Es extraído de las semillas de girasol, posee un aroma neutro y según los expertos su cultivo ya se elaboraba por los nativos americanos hace más de 3.000 años.

El aceite de Semillas de Girasol tiene excelentes propiedades antioxidantes, además de poseer vitaminas, ácidos grasos esenciales y minerales.

Combate los signos del envejecimiento e hidrata, suaviza, humecta y regenera la piel. También es muy bueno para tratar los eczemas y la psoriasis, así como las arrugas.

Actúa como una barrera cutánea contra los gérmenes y las toxinas que provocan infecciones. Por ello es una gran opción para aplicar en pieles irritadas y con tendencia al acné.

Dado que es apto para la mayoría de los tipos de piel, normalmente puede ser utilizado con seguridad.

Aceite de Semilla Negra

Posee una clasificación comedogénica de entre 0 y 1 que lo hace especialmente útil para la piel seca, desvitalizada y dañada, como así también para la piel sensible.

Este aceite se obtiene de las semillas de la planta Nigella sativa, nativa del sudoeste Asiático.

Si bien no es tan conocido como otros aceites portadores, como el de Jojoba o de Coco, es muy rico en antioxidantes y ácidos grasos saturados y no saturados.

En Asia, el aceite de Semilla Negra es un remedio popular muy usado para aliviar problemas de la piel como el acné, la psoriasis y el eczema.

También ayuda a mejorar la apariencia y salud del cabello.

Además es un buen antiinflamatorio.

Es muy recomendable su uso como aceite portador para ser aplicado de modo tópico en masajes y para el cuidado facial.

Aceite Esencial Masaje - Aceite Portador

Aceite de Semilla de Pomelo

Tiene una clasificación comedogénica de 2, siendo muy bueno para pieles grasas que sean propensas al acné.

Posee excelentes propiedades antifúngicas, antioxidantes, antiinflamatorias y antisépticas, ayudando  a reducir y eliminar las infecciones por bacterias y hongos.

El aceite de Semilla de Pomelo es utilizado como ingrediente en muchos productos cosméticos y de belleza como pastas de dientes, desinfectantes, enjuagues bucales y geles de ducha.

Puede ser usado como aceite portador para la aromaterapia con humificadores, o bien por vía tópica.

Aceite de Semilla de Uva

Su clasificación comedogénica es de entre 1 y 2. Es perfecto para las pieles propensas al acné, pudiéndose utilizar también en pieles mixtas, envejecidas, sensibles y grasas.

Este aceite proviene de las semillas de la uva, siendo un subproducto del proceso de vinificación.

Es un aceite ligero pero que posee grandes propiedades, se absorbe con facilidad y tiene un aroma neutro.

El aceite de Semilla de Uva es muy rico en vitamina E y es un gran antiinflamatorio siendo especialmente bueno para el cuidado de la piel.

Ayuda a disminuir las arrugas, mejorando la apariencia de las arrugas. Previene y trata el acné, disminuyendo el enrojecimiento provocado por el mismo.

Como aceite portador es muy bueno para ser utilizado para masajes y baños corporales.

Combinando con aceites esenciales puede ser aplicado de modo tópico sobre la piel para tonificarla y protegerla de los daños solares y la aparición de manchas y estrías.

Aceite de Sésamo

El aceite de Sésamo o Ajonjolí tiene una clasificación comedogénica de 3, por lo que es bueno para pieles secas, mixtas y envejecidas.

Este aceite es rico en vitamina E y ácidos grasos esenciales.

El aceite de Sésamo se extrae de las semillas de ajonjolí.

Posee grandes propiedades antioxidantes que lo hacen bueno para combatir el envejecimiento de la piel  y mejorar las líneas de expresión. Además previene la aparición de arrugas.

También desintoxica la piel. Ayuda a prevenir y combatir el acné, gracias a sus propiedades anti-hongos y antibacterianas.

Lo ideal al utilizar este aceite es que haya sido extraído mediante la técnica de prensado en frío y sea orgánico y sin refinar.

¿Cómo Elegir el Aceite Portador Ideal para Ti? Consejos para Comprar

En el mercado existen muchos de estos aceites, que se pueden conseguir tanto en tiendas físicas como online.

Pero antes de comprarlos debes tener en cuenta ciertos aspectos:

  • Olor: Los aceites portadores normalmente tienen un aroma muy suave o bien no tienen aroma. Sin embargo, algunos sí pueden tener un olor más fuerte y esto puede alterar el aroma del aceite esencial con el que se mezclen. Esto es importante tenerlo en cuenta sobre todo si lo deseas usar para aromaterapia.
  • Absorción: Ciertos aceites portadores son mejor absorbidos por la piel que otros. Dependerá de las características de tu piel cuál te conviene elegir.
  • Tipo de piel: Dependiendo de tu tipo de piel, algunos de estos aceites pueden irritarla o causar alergias, o bien empeorar condiciones como el acné. Por ello, si tienes dudas debes consultar con un especialista sobre cuál te conviene usar.
  • Vida útil: No todos los aceites vehiculares tienen la misma vida útil. Hay algunos que pueden ser almacenados por períodos de tiempo más largos sin que se deterioren ni pierdan sus propiedades. En este sentido es muy importante almacenarlos tomando las precauciones necesarias.

Siempre elige aceites portadores de que hayan sido elaborados por un fabricante de confianza.

Procura que sean aceites orgánicos extraídos por el método de prensado en frío, 100% puros y que no contengan conservantes ni aditivos. La extracción con métodos por calor pueden dañar sus cualidades y propiedades.

Aceites Base: Precauciones

Aceite Portador Precauciones

Normalmente la mayoría de los aceites portadores son aptos, incluso para las áreas más sensibles de la piel y no suelen causar reacciones alérgicas.

No obstante siempre es recomendable hacer una prueba de tolerancia en una pequeña zona de la piel. Puedes aplicarlo en la muñeca o la parte interior del antebrazo, antes de aplicarlo en un área más grande, para asegurarte de que no haya reacciones adversas.

Ten presente que, al igual que sucede con los aceites esenciales, algunas personas pueden desarrollar reacciones alérgicas a ciertos tipos de aceites portadores. Así, en caso de que se produzca irritación u otro tipo de reacción adversa debes suspender su uso y consultar con tu médico.

Cómo Almacenar los Aceites Portadores

Siempre asegúrate de almacenar tus aceites portadores en un frasco de vidrio de color oscuro y colocarlo en un lugar oscuro y fresco. Incluso puedes almacenarlo en el refrigerador.

Algunos aceites con el tiempo se pueden poner rancios, lo que hará que tengan un olor amargo y fuerte. Si notas esto debes desechar ese aceite y comprar uno nuevo.

Conclusión

En relación al uso de aceites esenciales y aceites base no existe una receta única a seguir. Cada persona debe encontrar el mejor y más adecuado para su caso en particular.

Lo ideal es que experimentes con diferentes aceites y encuentres la mezcla ideal para ti. Presta atención a cómo responde tu cuerpo  a cada aceite.

En general los aceites portadores descritos en este artículo son aptos para el uso en la mayoría de los casos.

Estos aceite vegetales los puedes encontrar en farmacias y tiendas de productos naturales, tanto online como físicas. En Amazon tienes una gran variedad de aceites para elegir, de excelente calidad y de marcas de reputación reconocida.

Más allá de cuál sea el aceite base que elijas, siempre evita el uso en áreas sensibles.

Espero realmente que te haya sido de mucha utilidad este artículo con la lista completa de aceites portadores para tus aceites esenciales.

¡Si te ha gustado este artículo, por favor compártelo. Guarda ESTE PIN en tu tablero de Aceites Portadores de Pinterest y consúltalo en cualquier momento! :)

Completa lista de aceites portadores para aceites esenciales. Aprende qué es un aceite base, para qué sirve y encuentra el más adecuado para tí.

 

Referencias

- Olsen, Cynthia B. (2191). Australian Guide.

- Wildwood, Chrissie. (2196). The Encyclopedia of Aromatherapy.

- Dr. Gálvez, Román. (2197). Libro medicinal de México antiguo.

- Tisserand, Robert & Young, Rodney. Essential Oil Safety.

- Worwood, Valerie Ann. The Complete Book of Essential Oils & Aromatherapy.

- Dr. Shealy, C. Norman. (2199). Enciclopedia Ilustrada de Remedios Naturales.

- Susaeta ediciones. (2003). Aceites esenciales para aromaterapia.

- Joyson, Amy. (2015). Essential Oils for Beginners : How to Use The Essential Oils to Maximize your Health and Longevity,

- Althea Press. (2015). Essential Oils: Natural Remedies.

¡Compartir es bueno!