Aunque pueda no parecerlo la tos es algo bueno. Es la manera que tiene el cuerpo de despejar las vías respiratorias en respuesta a un irritante. Pero la tos también puede hacerte sentir mal en general, mantenerte despierto toda la noche y la sensación que tienes en esos momentos es que parece que nunca va a desaparecer.

La mayoría de las toses desaparecen por sí solas sin necesidad de tratamiento. Mientras tanto existen diferentes remedios naturales para la tos que puedes probar para sobrellevar esos momentos de ataques de tos o la sensación de irritación constante. Seguramente haya varios que te suenen o hayas probado porque son remedios caseros ampliamente utilizados, sin embargo, a lo mejor también descubres alguno nuevo.

Este artículo te puede interesar: Alivia la Tos con 7 Aceites Esenciales

Toma un Poco de Miel

Si existe un remedio casero natural entre todos ese es la miel. Su consistencia espesa recubre la garganta, calmándola inmediatamente.

Esta es la principal razón por la que es tan beneficioso para quienes sufren de tos. Según un estudio, puede aliviar la tos nocturna con más eficacia que un placebo.[1]

Prueba a añadir dos cucharaditas de miel y un chorrito de limón al agua caliente o a la infusión. También puedes tomar una cucharada de miel sola.

Importante: No dar miel a los niños menores de 1 año porque en casos raros puede causar botulismo infantil.

Bebe Líquidos para Hidratarte

Beber todo tipo de líquidos, especialmente calientes como sopas, té o agua caliente es otro remedio casero para la tos. Además de la hidratación, los líquidos también ayudan al sistema inmunitario a luchar contra el origen de la infección que pueda estar causando la tos y calmar el dolor de garganta que esta causa.

Usa un Humidificador o Toma una Ducha de Vapor

La humedad tiene un valor muy importante en lo que respecta a aliviar los síntomas del resfriado tales como la tos o la congestión.

Para obtener un alivio temporal, intenta respirar el vapor de una olla de agua hirviendo. Una vez que el agua empiece a producir vapor, retírala del fuego y coloca tu cara sobre ella. Coloca una toalla sobre la cabeza para ayudar a atrapar el vapor, pero ten cuidado de no acercarte demasiado o podrías quemarte. También puedes conseguir un efecto similar dándote una ducha caliente.

Si vives en un clima seco contar con un humidificador puede ser una buena opción, pues añadirá humedad al aire emitiendo vapor de agua lo que conseguirá mantener tu nariz más despejada especialmente durante invierno.

Prueba el Jengibre

Al igual que la miel, el jengibre tiene propiedades antioxidantes, antimicrobianas y antiinflamatorias. El jengibre también tiene un sabor picante, que estimula la producción de saliva, y puede ayudar a mejorar la sequedad de boca o garganta.

Si quieres prepararte una infusión de jengibre puedes añadir 20 - 40 gramos de rodajas de jengibre fresco a una taza de agua caliente. Espera que repose un par de minutos antes de beberlo. Para aliviar más la tos, prueba a añadir miel a tu infusión.

Tomillo

Efectivamente, el tomillo aparte de utilizarse en la cocina también es un remedio natural para la tos, el dolor de garganta y también para problemas digestivos. Es una planta que al igual que en el caso del jengibre es muy rica en antioxidantes lo que hace que sea muy beneficiosa.

Puedes prepararte una infusión de tomillo añadiendo 2 cucharaditas de tomillo seco a una taza de agua caliente. Deja que repose durante 8 - 10 minutos, después fíltrala empleando un colador y ya estaría lista para beber.

Probióticos

Si bien es verdad que los probióticos no alivian directamente la tos, son esenciales para prevenir porque ayudan a reforzar el sistema inmunitario. Si es más fuerte podrá combatir mejor las infecciones y los alérgenos que pueden causar la tos.

Tienes diferentes alimentos que son ricos en probióticos de manera natural tales como: el yogur natural, la sopa de miso, el chucrut, el kéfir, el kimchi, las aceitunas, etc. Son muchos los alimentos que pueden ayudarte a potenciar tu salud inmunológica.

También tienes la opción de tomar suplementos que contengan lactobacillus y otros probióticos que podrás encontrar en farmacias o herbolarios. Puedes complementar una alimentación rica en probióticos con algún suplemento.

Aunque estos remedios naturales puedan proporcionarte un alivio inmediato y temporal, la única forma de tratar verdaderamente la tos es solucionar la causa subyacente. Dado que la tos es un síntoma de muchas enfermedades y afecciones diferentes, ponte en contacto con tu médico en caso de que te preocupe.

¡Si te ha gustado este artículo, por favor compártelo! ¡Guarda ESTE PIN en tu tablero de Remedios Naturales de Pinterest y consúltalo en cualquier momento! :)

6 Remedios para la tos caseros y naturales.
  • Save

6 Remedios para la tos caseros y naturales.
  • Save