Los exfoliantes pueden parecer un poco de caros, pero dan como resultado una piel suave y resplandeciente de forma natural. Sin embargo, hay una manera de conseguir un exfoliante excelente a un precio económico y es….. ¡haciéndolo tú misma!

Hoy voy a compartir esta receta casera de exfoliante con sal de aceite de coco y aceite de lavanda. Es fácil y rápida de hacer con cosas que probablemente ya tengas en tu casa. Solo necesitarás unos pocos ingredientes y en aproximadamente 3 minutos prepararás este excelente exfoliante.

Exfoliante con Sal de Aceite de Coco y Lavanda

Necesitarás

  • Taza de medir
  • Recipiente para poner tu exfoliante
  • Tazón para mezclar
  • Cuchara para mezclar

Ingredientes

Siempre puedes cambiar la proporción de los ingredientes a lo que más te convenga o te vaya mejor.

Cómo Hacer el Exfoliante de Sal de Coco y Lavanda

Agrega el aceite de coco (a temperatura ambiente) y la sal de Epsom en el tazón de mezclar.

Añade el aceite esencial de lavanda y mezcla con una cuchara hasta que esté bien mezclado.

¡Y esto es todo lo que hay que hacer!

Cómo Almacenar

Ahora solo tienes que guardarlo. Al elegir un recipiente para el exfoliante ten en cuenta dónde lo vas a guardar y, si necesitas que sea a prueba de agua, de roturas, etc.

A mi me gustan los recipientes de vidrio, así que tengo que tener mucho cuidado de no dejarlos caer si se ponen resbaladizos.

Si no tienes frascos adecuados, los puedes encontrar online que funcionan muy bien como estos:

  • Tarro de cristal transparente grueso de 250 ml con tapón de corcho y cuchara de madera (compra aquí)

Por Qué Estos Ingredientes

La Sal de Epsom

La principal diferencia entre los exfoliantes de azúcar y de sal es el tamaño de los granos. Este exfoliante salino de Epsom tiene un granulado mayor por lo que exfoliará con mayor intensidad siendo una solución perfecta para eliminar la piel áspera.

Las sales de Epsom tienen muchas propiedades curativas y antisépticas que pueden eliminar bacterias, reducir la inflamación, promover la circulación, desintoxicar, relajar los músculos, y mucho más. Puedes usar también otras sales, como la sal rosa del Himalaya que le dará además un bonito color. La sal de mesa refinada no ofrece las mismas propiedades beneficiosas que estas sales.

Es ideal para aplicar en las piernas, los pies y los codos. Sin embargo, no uses este exfoliante salino en tu rostro ni en ninguna zona sensible y delicada.

El Aceite de Coco

¡Este aceite me encanta! El aceite de coco es extremadamente beneficioso para el cuidado del cabello y la piel. Es un gran humectante, se absorbe rápidamente y hace que la piel sea increíblemente sedosa.

El aceite de coco usado en este exfoliante es aceite de coco puro o virgen que es sólido a temperatura ambiente, pero se derrite fácilmente y tiene un aroma a coco muy agradable. Me gusta que el aceite de coco esté en forma sólida ya que es mucho más fácil de usar.

Este aceite puede dejar un residuo resbaladizo en el fondo de la ducha si no tienes cuidado, así que asegúrate de aclararla bien después de terminar.

El Aceite de Lavanda

¡El aceite esencial de lavanda es maravilloso! Funciona fenomenal con las propiedades de la sal de Epsom.

El aceite de lavanda es conocido por sus cualidades calmantes, balsámicas y relajantes. Además, ayuda a la piel a recuperarse rápidamente. El ligero aroma de lavanda también le da a este exfoliante un toque exquisito, ya que no es abrumador y va bien con el ligero aroma de coco.

Usa solamente un aceite esencial que sea puro certificado, lo que significa que no contiene ningún aditivo o ingrediente sintético, o contaminantes dañinos.

Conclusión

Ahora puedes obtener en un solo producto los efectos estimulantes del magnesio de la sal de Epsom, la hidratación del aceite de coco y los efectos calmantes para la piel de la lavanda. Sentirás tu piel más suave y lisa.

Puedes elegir usar cualquiera de tus aceites esenciales favoritos en este exfoliante.

Solo ten en cuenta que algunos aceites esenciales son sensibles a la luz solar y cuando se aplican tópicamente la piel se vuelve fotosensible también. Si utilizas estos aceites en la piel evita la exposición al sol en la zona de aplicación durante varias horas, dependiendo del tipo de aceite.

Prueba a hacer esta receta de exfoliante con salde epsom, aceite de coco y aceite esencial de lavanda. Comprobarás lo rentable y sencillo que es de elaborar. Prepárate algunos frascos para ti o ponlo en un bonito envase y regálalo como un regalo muy especial.

¡Si te ha gustado este artículo, por favor compártelo. Guarda ESTE PIN en tu tablero de Belleza Natural de Pinterest y consúltalo en cualquier momento! 🙂

Receta de exfoliante de sal de aceite de coco y aceite de lavanda ideal para la piel seca del cuerpo.

¡Compartir es bueno!