Los aceites esenciales tienen muchas propiedades y beneficios para tu salud, pudiendo utilizarse de varias formas. Uno de sus principales usos es tópico, es decir, usarlos sobre la piel para hidratar, reparar o como aceite de masaje. Pero, ¿sabías que algunos aceites esenciales mal usados pueden causarte daño a la piel? Es el caso de los aceites esenciales fotosensibles o fototóxicos.

Que un aceite esencial sea fotosensible significa que puede reaccionar en tu piel con el sol, las lámparas solares y las cámaras de bronceado causándote algún daño en la piel. Por eso, es fundamental conocer qué es la fotosensibilización, con qué aceites y concentraciones ocurre y cómo prevenirla. En esta completa guía te lo explico todo sobre los aceites esenciales fototóxicos para que puedas disfrutar de ellos con total seguridad.

¿Qué es la Fotosensibilización?

La fotosensibilización es un proceso en el que un compuesto químico, con una estructura determinada, absorbe luz UV y comienza una reacción, generalmente en la piel si estaba sobre ella.

Nuestra piel es sensible a la radiación UV y si recibimos demasiada nuestras células de la piel se empiezan a morir. Esto causa inflamación y una respuesta del cuerpo tratando de arreglarlo.

Por eso, cuando nos quemamos en la playa o en la piscina se nos pone la piel roja y nos pica o escuece. Y cuando nos pelamos al día siguiente, no son más que células muertas que se caen.

Si sobre la piel tenemos una molécula que capta especialmente la luz U, es evidente que nuestra piel va a recibir mucha más radiación de la que debería.

Así, si llevamos un aceite esencial fotosensible y nos exponemos a la luz del sol sufriremos una reacción similar a la alérgica. Esto no es más que una dosis desmedida de luz UV.

Cuáles Son los Signos de una Reacción Fotosensible

Son similares a los síntomas de una quemadura solar. Por ejemplo, puedes experimentar rojez, picor o escozor o incluso ampollas si te da demasiada luz. A otras personas les aparecen granitos o sarpullidos y también algunas manchas solares (más a largo plazo), lo que también es un problema estético.

Pero ¡ojo! No te creas que por ver estos síntomas estamos hablando de problemas menores.

La luz UV es una gran causa de mutaciones en el ADN de las células de nuestra piel. Y si las células de nuestra piel mutan es mucho más probable que acaben dando lugar a un melanoma o cáncer de piel. Y esto no es una broma, así que mucho cuidado.

Sigue bien las recomendaciones de seguridad que te doy y no pienses que un poco de quemado es poca cosa, ¡porque puede traer consecuencias mucho más graves!

Los síntomas pueden aparecer desde inmediatamente a la exposición al sol, hasta varias horas después de su aplicación. Dependerá del grado de exposición al sol y de la tolerancia de tu propia piel, al igual que cuando te quemas.

En cuanto a su duración, ésta puede ser desde unas horas hasta unos días o incluso semanas. Estas lesiones se deben comparar con las lesiones producidas por la luz solar ya que se tratan precisamente de eso, pero acentuadas.

Aceites Esenciales y Fotosensibilidad

Qué Aceites Esenciales son Fotosensibles

Por supuesto, no todos los aceites esenciales son fototóxicos. Solo lo son aquellos que contienen sustancias químicas que reaccionan con la luz UV de la forma explicada anteriormente.

Estas sustancias son unas moléculas llamadas furocumarinas que son producidas por algunas plantas específicas y cuya función es servirles como defensa contra los bichos. Por ejemplo, algunas de las más comunes son el bergaptemo y la oxipeucedanina presentes en cítricos como lima, limón o pomelo.

Por tanto, los aceites esenciales de gran parte de los cítricos son fotosensibles.

Pero…¿qué aceites esenciales cítricos son fotosensibles?

Aceites Esenciales Fototóxicos

  • Bergamota (Citrus x bergamia, Citrus aurantium)
  • Pomelo (Citrus x paradisi)
  • Limón (Citrus x limon, Citrus limonum)
  • Lima (Citrus x aurantifolia, Citrus x latifolia)
  • Mandarina (Citrus reticulata, Citrus nobilis)
  • Naranja amarga (Citrus x aurantium)

En el caso de limón y lima, son los aceites esenciales hechos con la cáscara los que dan más problemas.

Mientras que en el caso de la mandarina se trata de los aceites extraídos de las hojas.

Con lo cual, si no estás segura o seguro de con qué parte de la planta se ha hecho el aceite te recomiendo que no lo uses. ¡No merece la pena arriesgarse!

Por otro lado, existen otras plantas que sin ser cítricos también producen furocumarinas.

¿Y qué aceites esenciales no cítricos son fototóxicos?

  • Comino (Cuminum cyminum)
  • Verbena (Verbena officinalis, Verbena bonariensis)
  • Hoja de higo (Ficus carica)
  • Ruda (Ruta graveolens, Ruta montana) ¡OJO! Este aceite se considera muy tóxico, así que mejor no usarlo.
  • Tagetes (Tagetes erecta, Tagetes tenuifolia)
  • Tallo de apio (Apium graveloens)
  • Raíz de Angélica (Angelica archangelica)

Se sabe que estos aceites esenciales producen cantidades variables, pero altas, de furocumarinas de modo que producen reacciones de fototoxicidad.

Sin embargo, no son los únicos que podrían causarlo. Se han reportado reacciones del mismo tipo debidas a aceites esenciales de otras plantas, pero no se ha podido comprobar al 100% que estos aceites esenciales sean fotosensibles.

En la lista siguiente se citan algunos…

Aceites esenciales que podrían ser fotosensibles

  • Naranja dulce (Citrus x sinensis)
  • Combava o lima kafir (Citrus hystrix)
  • Esquimia (Skimmia japonica)
  • Hoja y semilla de apio (Apium graveloens)
  • Semillas de comino (Cuminum cyminum)
  • Viznaga (Ammi visnaga)
  • Apio de monte o levístico (Levisticum officinale)
  • Chirivía (Pastinaca sativa)

En el caso de estos aceites, la mejor recomendación que te puedo dar es que evites su uso en la medida de lo posible si te vas a exponer a la luz del sol.

Podrías no sufrir ninguna reacción, pero también podrías sufrir la misma que con los otros aceites.

Considero que no merece la pena arriesgarse a consecuencias tan graves habiendo otras alternativas de las que vamos a hablar ahora mismo.

Aceites Esenciales Seguros para Usar en el Sol

Al ver esta amplia lista, quizás hayas pensado que lo mejor para tomar el sol es no llevar ningún aceite esencial. Pero esto no tiene por qué ser cierto: muchos aceites esenciales son seguros y puedes llevarlos si te va a dar el sol:

 –  En primer lugar, hay que tener en cuenta que no todos los aceites esenciales se consideran fotosensibles. Por ejemplo, la naranja dulce mencionada anteriormente no se considera fotosensible aunque a algunas personas puede irritarles un poquito. Si deseas usarlo, mi recomendación es que primero te lo pruebes en una zona pequeña de la piel (prueba de parche). Por otro lado, hay frutas cítricas que directamente no producen furocumarinas.

 –  La fotosensibilidad también varía dependiendo de la forma de obtención del aceite. En el caso de la lima y el limón, si el aceite se ha obtenido por presión en frío de la cáscara, sí que tiene furocumarinas. En cambio, si se han obtenido por destilación éstas no habrán pasado a la esencia y son seguros de usar.

 –  Finalmente, tengo que mencionar que algunos de los aceites que he puesto en «la lista negra» pueden destilarse para quitarles las furocumarinas y que sean 100% seguros para usar sobre la piel. Por ello, debes fijarte en que se cataloguen como FCF (furocumarin free = sin furocumarinas) ya que en caso contrario si las llevarían.

Aquí te dejo una lista completa de…

Aceites cítricos que no son fototóxicos

  • Bergamota FCF (se le han quitado las furocumarinas)
  • Bergamota (destilado por vapor)
  • Naranja sanguina (obtenida bien por presión o por destilación por vapor)
  • Limón (destilado por vapor)
  • Lima (destilado por vapor)
  • Mandarina (destilado por vapor)
  • Aceite petitgrain (se extrae de hojas y ramas verdes de la naranja amarga por destilación al vapor)
  • Mandarina satsuma, Unshu mikan (Citrus unshiu)
  • Tangelo (Citrus tangelo)
  • Yuzu o Yucha (Citrus junos)

Con todo, si no estás segura o seguro de cómo se ha obtenido el aceite de cítrico es mejor que no lo uses.

Aceites Beneficiosos para Usar Bajo el Sol

Para terminar, no podemos olvidarnos de todas esas frutas o plantas que no solo no producen furocumarinas, sino que además son beneficiosas para la piel si te expones al sol.

Aceites Esenciales Fototóxicos SegurosAlgunos aceites esenciales contienen vitaminas como la A o la E, o antioxidantes que en conjunto ayudan a evitar el envejecimiento de la piel y la mantienen joven.

Por otro lado están aceites y mantecas vegetales, en los que debes diluir tus aceites esenciales, que contienen moléculas que bloquean la luz UV y dan a los aceites esenciales factores de protección solar (FPS) variable.

Te voy a indicar 3 de ellos para que conozcas sus propiedades beneficiosas:

  • Manteca de karité: se trata de un fruto muy apreciado en la cosmética, sobre todo por su capacidad para hidratar la piel. Pero además tiene un FPS* de entre 5 y 12, es decir, ofrece una ligera protección.
  • Aceite de semilla de frambuesa: es un excelente aceite vegetal que tiene un FPS* de entre 30 y 50, es decir, lo mismo que una crema solar. Los expertos lo recomiendan para pieles sensibles o blancas.
  • Aceite de semilla de zanahoria: un aceite esencial que también tiene un FPS* de alrededor de 30. Además contiene carotenos, que ayudarán a dar a tu piel un tono cobrizo o dorado, si te gusta.

*FPS es el factor de protección solar que hace referencia al tiempo que un protector solar aumenta la capacidad de defensa natural de la piel antes de quemarse. Por ejemplo, si una persona sin crema tardaría 10 minutos en quemarse, con una crema de FPS 50 tardaría 50*10=500 minutos o algo más de 8 horas.

Lo que te recomiendo para usar estos aceites es que no los emplees para broncearte si vas a la playa o la piscina ya que la crema solar aporta además resistencia al agua.

Pero sí que puedes ponerlos a diario ya que para tu piel siempre es más conveniente estar más protegida. Si no te gusta la textura de la crema solar para salir a la calle ¡esta podría ser tu solución!

Uso Seguro de Aceites Esenciales Fotosensibles

Lo primero y más importante:

Nunca apliques en tu piel aceites esenciales sin diluir

Querer exponerte al sol no significa que tengas que renunciar a usar los aceites esenciales fotosensibles, ni al revés. Por eso te doy unos consejos para que puedas compaginar ambas actividades ¡con la máxima seguridad!

 –  Debes usar los aceites esenciales fotosensibles en zonas del cuerpo que no vayas a exponer al sol. Por ejemplo, te los puedes poner en tronco, pechos, hombros… Todo depende de qué ropa suelas vestir, pero te recomiendo que evites cara, cuello y orejas, ya que reciben mucha radiación solar a todas horas.

 –  En general, las zonas que están muy expuestas al sol se deben proteger siempre porque el daño se acumula. Y a largo plazo este daño, además de fotoenvejecimiento, puede resultar en un cáncer de piel. Protegerse es un gesto muy sencillo que incluso podría salvarte la vida.

 –  Otro consejo para disfrutar de un uso seguro de los aceites esenciales fotosensibles es que te los apliques de noche. Si piensas exponerte al sol al día siguiente, aplicarte el aceite en la piel antes de ir a dormir hará que al día siguiente ya se haya absorbido bien. De esta forma no te podrá causar ningún daño. En general, la norma es esperar unas 12 horas.

 –  En cualquier caso, si de verdad es necesario aplicar el aceite esencial durante el día y cuando vayas a ponerte al sol, solo asegúrate de que te pones también crema de protección solar con un FPS alto y por encima de la capa de aceite. Así bloqueará los rayos UV y el aceite no podrá absorberlos. ¡Y ten cuidado de ponerte crema regularmente y cuando salgas del agua!

Dilución de Aceites Esenciales

Finalmente, has de saber que los aceites esenciales tienen pautas de dilución que hacen que sean seguros para usar sobre la piel en el sol. Si la concentración de las furocumarinas es lo suficientemente baja, por mucho que absorban radiación UV no podrán causar daño a la piel.

Estas pautas de dilución dependen del tipo de aceite ya que cada uno tiene una concentración diferente de furocumarinas.

Aquí te dejo una lista con las concentraciones máximas seguras de algunos aceites esenciales fototóxicos. Verás que son bastante bajas, pero esto los convierte en ideales para diluir en los aceites portadores o base y en cremas hidratantes. Así podrás conservar algunas de sus propiedades sin tener miedo a consecuencias adversas sobre tu piel.

Los aceites esenciales con estos componentes, y su concentración máxima recomendada, son los siguientes:

  • Verbena: 0,2 %
  • Bergamota: 0,4%
  • Comino: 0,4%
  • Lima (presión): 0,7%
  • Angélica: 0,8%
  • Naranja (presión): 1,4%
  • Limón  (presión): 2,0%
  • Pomelo (presión): 4,0%

¿Cómo interpretar estos porcentajes? Por ejemplo, en el caso del pomelo, 4% significa que solo podemos tener 4 ml por cada 100 ml de mezcla final. Así que tendrías que poner 4 ml de aceite de pomelo mezclados con 96 ml de aceite base (no fotosensible) y conservar esa proporción.

Las pautas de dilución de otros aceites no se conocen o no hay una pauta segura que permita conservar las propiedades del aceite eliminando la fotosensibilidad. Por tanto, no debes intentar diluir tú otros aceites esenciales si no conoces exactamente la pauta.

Para saber más sobre qué aceites esenciales son considerados fotosensibles o no, te recomiendo que leas el siguiente artículo:

Lista de Aceites Esenciales [Propiedades, Usos y Más]

Qué Debo Hacer Si Tengo una Reacción

Si has usado un aceite fotosensible y te has expuesto al sol, ya sea sin querer o porque no conocías esta información, es probable que tengas una reacción. Pero la buena noticia es que aquí te enseño lo que debes hacer si se da el caso.

  • Lo primero que debes hacer es bloquear esos rayos del sol que te están dañando. Puedes optar por ponerte crema solar, pero lo mejor es que te pongas inmediatamente a la sombra o a cubierto. Asimismo, trata de quitarte el aceite esencial de la piel, y no vuelvas a aplicártelo o a exponerte al sol para no agravar tu situación.
  •  Después, las reacciones se tratan como quemaduras solares. Debes intentar bajar la temperatura de tu piel, por ejemplo, con una ducha fría o compresas húmedas. También es buena idea aplicar aceite de coco puro, cremas aftersun, o aloe vera, que ayudarán a que vaya cicatrizando. Esto tienes que hacerlo varias veces al día durante varios días, hasta que tu piel vuelva a estar normal. Además, como es lógico, no se te ocurra rascarte o pelarte tú misma, porque solo conseguirás hacerte daño.
  • Si tienes una reacción más grave es aconsejable que vayas al médico. Éste podrá recetarte darte un tratamiento para bajar la inflamación y, si es necesario, hacerte curas. Evita usar antibióticos y pomadas que acaban en «-caína«, ya que podrían ser más perjudiciales incluso, y tómalos solo si te los ha recetado el médico. ¡No te automediques!

Conclusiones Finales

Espero que con esta guía ya sepas utilizar los aceites esenciales fotosensibles de forma segura. Así, podrás disfrutar de ellos sin temor a efectos secundarios.

Como ya has visto, los aceites esenciales fotosensibles no son malos de por sí: todo depende de cómo se usen.

Y por supuesto, bien usados se convierten en un gran aliado para nuestra piel.

Pero recuerda:

  • Cuando elijas o compres un aceite esencial debe ser de calidad reconocida o contrastada.
  • Lee siempre las instrucciones y etiquetas.
  • Sé consciente de lo que estás utilizando.
  • Si tienes cualquier duda ¡pregunta siempre! Es mejor estar segura que quemada.

Y por último, si quieres investigar este tema un poco más en profundidad te recomiendo el libro «Essential Oil Safety: A Guide for Health Care Professionals« de Robert Tisserand y Rodney Young. En él encontrarás información sobre cómo usar los aceites esenciales para que sean seguros en todas las partes del cuerpo.

¡Si te ha gustado este artículo, por favor compártelo. Guarda ESTE PIN en tu tablero de Aceites Esenciales de Pinterest y consúltalo en cualquier momento! :)

Completa guía en la que te explico todo sobre los aceites esenciales fotosensibles para que puedas disfrutar de ellos con total seguridad. Evita riesgos.

Referencias

Essential Oil Safety: A Guide for Health Care Professionals 2nd Edition.- Robert Tisserand y Rodney Young

¡Compartir es bueno!