La Moringa está ganando mucha popularidad como "superalimento" por su perfil altamente nutritivo y sus poderosas propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y protectoras de tejidos, entre muchos otros beneficios para la salud. La manteca de moringa casera ¡también tienen mucho que ofrecer en el cuidado de la piel y el cabello!

Al igual que otras fuentes de ácidos grasos saludables, como la manteca de karité pura o el aceite de coco puro, el aceite de moringa posee virtudes curativas y cosméticas reconocidas desde la antigüedad. Con 2 recetas super sencillas te voy a enseñar a elaborar tu propia manteca de moringa a partir del aceite de moringa y otros ingredientes totalmente naturales. Conocerás los secretos de esta preciosa manteca con propiedades excepcionales para el cuidado de la piel y el cabello que, gracias a ella, se volverán suaves e intensamente hidratados.

¿Qué Es el Aceite de Moringa?

El aceite de moringa es un producto extraído de las semillas del árbol de moringa, "Moringa oleifera", llamado también como "el árbol de los milagros" y originario del norte de la India. Se puede dar en cualquier lugar del mundo, sin importar el clima o el nivel de aridez de la tierra. Podemos encontrarlo en África, América tropical, Sri Lanka, Malasia y Filipinas.

Desde el antiguo Egipto hasta la antigua Roma ya se utilizaba el aceite de moringa para la elaboración de perfumes, así como en la preparación de cremas y ungüentos para la piel.

Para la obtención del aceite de moringa primero se extraen las semillas de moringa de su vaina y luego son prensadas en frío hasta obtener el aceite de moringa sin refinar. Así se conservan todas sus cualidades naturales.

Su color puede variar de blanquecino a amarillo muy claro. Su textura es ligera y no grasa siendo fácilmente absorbido por la piel. En cuanto a su aroma, es muy suave.

Este aceite destaca por tener efectos rejuvenecedores y mejorar la luminosidad de la piel y el cabello.

Propiedades del Aceite de Moringa

En cuanto a su composición, este aceite es rico en:

  • Ácidos grasos insaturados (80%), siendo en torno al  70-73% de ácido oleico
  • Minerales
  • Vitaminas C, A, B y vitamina E
  • Proteínas
  • Fitoesteroles y tocoferoles

Las propiedades de la moringa son de las más potentes entre los aceites vegetales, pues contiene una gran cantidad de suplementos que no todas poseen.

Tiene propiedades emolientes, nutritivas y suavizantes. Es antiinflamatoria y con notables cualidades antisépticas.

Sus propiedades restauradoras ayudan a mantener la barrera hidrolipídica de la piel, frenando su envejecimiento.

El aceite de moringa es uno de los más potentes en antioxidantes y anti-radicales libres. Con la mayor estabilidad oxidativa de todos los aceites vegetales, posee un gran resistencia a la rancidez.

Beneficios del Aceite de Moringa para la Piel y el Cabello

Ya que la moringa es proclamada una de las plantas más antioxidantes de todo el mundo, el aceite de moringa y, por ende, la manteca de moringa tienen poderes inmensos dentro del mundo cosmético.

  • Altamente emoliente y suavizante, está especialmente recomendada para pieles secas a muy secas.
  • Promueve el mantenimiento de la membrana celular y mejora la función de barrera de la piel para mantener la humedad.
  • Frena el envejecimiento de la piel y reduce la apariencia de arrugas, dejándola piel suave y lisa
  • Muy nutritiva y calmante, está especialmente indicada después de una exposición prolongada al sol.
  • Repara la piel dañada por quemaduras, heridas, cortes, acné y cicatrices.
  • Mejora la piel seca, escamosa y  agrietada.
  • Es adecuada también para pieles mixtas, aunque puede causar brotes ya tiene un indice comedogénico de 3 - 4.
  • Alivia la picazón y la piel irritada por condiciones tales como eccema y psoriasis.
  • Ayuda a mantener las uñas fuertes y sanas, y a mantener las cutículas suaves.
  • Fortalece la raíz capilar y previene la pérdida de cabello. El pelo es más fuerte.
  • Combate el cuero cabelludo seco, sensible y desvitalizado, y  la caspa.
  • Ayuda a reparar las puntas abiertas y promueve el pelo sedoso,  suave y con brillo.

Usos del Aceite de Moringa

La gran mayoría de los aceites vegetales son utilizados en cosméticos por su gran nivel de beneficios para el cutis y el cabello. Y el aceite de moringa no escapa de esta realidad.

Hoy en día, debido a su estabilidad oxidativa en comparación con cualquier aceite portador, el aceite de moringa se utiliza en formulaciones de productos hidratantes para el cabello y la piel, incluidas mezclas de masaje.

Se puede utilizar en su forma pura, tanto para el cuidado de la piel como para el cuidado del cabello, como en tus recetas naturales de bálsamos, cremas y lociones, jabones, etc....

Cómo Hacer Manteca de Moringa Casera: 2 Recetas

Vamos a ver a continuación cómo hacer manteca de moringa totalmente natural y en casa con estas 2 magnificas recetas.

Receta #1

Para esta receta vamos a mezclar aceite de moringa con otro aceite y manteca vegetal.

Ingredientes:

Elaboración de la Manteca de Moringa:

Derrite la manteca de karité a fuego lento en una olla de doble fondo o al baño maría en una jarra de cristal tipo Pyrex . Ten cuidado porque se derrite muy rápido.

Una vez fundida retírala del fuego y cuando esté templada agrega el aceite de moringa, el aceite de vitamina E y el gel de aloe vera. Mezcla bien.

Deja enfriar hasta que se haya solidificado parcialmente y veas que va tomando un color opaco.

A continuación, bate la mezcla con la batidora eléctrica de varillas hasta conseguir una crema batida blanca y esponjosa.

Al final, agrega 15 gotas del aceite esencial de tu elección. Además de aportar un aroma maravilloso, potenciarás las propiedades de la manteca de moringa con lo excelentes beneficios de los aceites esenciales.

Puedes usar esta manteca de moringa de directamente en la piel para tratamiento de la piel seca, el eczema, la psoriasis, el crecimiento del cabello y..... ¡mucho más!

Receta #2

En esta receta utilizaremos un aceite base con polvo de moringa.

Vas a necesitar:

Preparación de Manteca de Moringa:

En una olla de doble fondo o en una jarra de cristal tipo Pyrex para calentar al baño maría, añade todos los ingredientes y caliéntalos de 5 a 7 minutos o hasta que la manteca se derrita completamente.

Retira del fuego y deja que se temple hasta que esté casi fría.

Seguidamente cuela la mezcla con una paño de tejido muy fino.

Obtendrás un aceite de moringa casero que por supuesto podrías utilizar para para el cuidado de la piel, del cabello y para masajes.

Pero vamos a terminar de hacer la receta para conseguir nuestra manteca de moringa. A continuación coloca este aceite en la nevera hasta que se solidifique.

Haz trocitos del aceite sólido (te puedes ayudar con un cuchillo) y bátelo con el batidor de varillas eléctrico hasta que adquiera una textura cremosa.

Por último, añade tu aceite esencial favorito y tu manteca de moringa hecha en casa estará lista para usar.

Comprar los Ingredientes de la Manteca de Moringa

Todos los ingredientes que hemos utilizado para elaborar la manteca de moringa los puedes comprar en tiendas especializadas como herbolarios y comercios de productos cosméticos naturales, tanto físicas como online.

Lo importante es que te fijes en que sea de una tienda o marca de confianza y de reputación comprobada.

Busca siempre la máxima calidad eligiendo productos 100% naturales, puros y orgánicos o ecológicos. No olvides leer detenidamente las etiquetas de los mismos.

Almacenamiento y Vida Útil

Al igual que cualquier otra manteca y aceite vegetal, así como con los aceites esenciales, es muy importante almacenar la manteca de moringa adecuadamente.

Para envasarla utiliza recipientes de cristal esterilizados. Es mejor que uses frascos de color ámbar para proteger tu manteca de moringa de los rayos UV.

Debes guardarla en lugar seco, alejado del calor y la luz.

Si se almacena correctamente y gracias al poder antioxidante de la moringa, esta manteca te puede durar aproximadamente 2 años.

Consideraciones Finales

El aceite de moringa es verdaderamente un prodigio por sus beneficios para la piel y el cabello, así como por sus propiedades curativas naturales. Es por ello que se usa y valora cada vez más en la elaboración de cosméticos como las cremas para el rostro, cremas antiedad, jabones, limpiadores, etc.

El uso de cremas no aptas para tu cutis y las exposiciones al sol provocan que tu piel resulte muy dañada, y la manteca de moringa hecha en casa puede revertir todos estos problemas en cuestión de pocas semanas.

La puedes aplicar directamente en piel y cabello o añadir en tus recetas y remedios caseros de la misma forma que otras mantecas y aceites vegetales.

Si crees que puedes ser alérgica a la moringa o a algunos de los otros ingredientes utilizados en estas recetas, debes evitar el uso de la manteca de moringa.

[adinserter name="MA - Antes Pin - Adaptable horizontal"]

¡Si te ha gustado este artículo, por favor compártelo. Guarda ESTE PIN en tu tablero de Mantecas Naturales de Pinterest y consúltalo en cualquier momento! :)

La manteca de moringa es ideal para el cuidado de tu piel y cabello gracias a sus propiedades curativas y cosméticas. Te cuento todos sus beneficios y cómo usarla.Fuente de la imagen