El aceite de rosas es uno de los más utilizados por la industria cosmética debido a la gran concentración de vitaminas, minerales, antioxidantes y aminoácidos que contiene.

Este saludable cóctel mejora el aspecto de la piel, incide positivamente en el bienestar físico y mental. Además, gracias a él, podrás disfrutar de una fragancia muy relajante mientras lo utilizas.

Si quieres descubrir las propiedades y los beneficios que aporta el aceite de rosas y deseas elaborarlo en casa, sigue leyendo pues aquí encontrarás las formas más sencillas para prepararlo.

Propiedades y Beneficios del Aceite de Rosas

El aceite de rosas está recomendado para pieles sensibles pues sus componentes protegen y refuerzan los tejidos cutáneos. También es perfecto para todos los tipos de piel.

Extraído de los pétalos de las rosas, este aceite tiene muchas propiedades y cada una aporta algún beneficio para nuestro bienestar.

Veamos algunas de ellas.

  • Depurativas. Las vitaminas presentes en este aceite (A, C, E) y varios bioflavonoides, ayudan a depurar y desintoxicar el organismo.
  • Antibacterianas. Favorece la eliminación de las bacterias presentes en el acné, reduce el enrojecimiento cutáneo y evita las marcas posteriores a esta afección cutánea.
  • Hidratantes. El aceite de rosa está indicado para hidratar pieles secas, ya que nutre, aporta suavidad y restaura la elasticidad de la piel.
  • Regeneradoras. Gracias a sus vitaminas y antioxidantes, este aceite mejora la calidad del tejido por lo que atenúa las marcas de la edad y afina las estrías.
  • Aumenta el riego sanguíneo. Al aumentar la circulación de la sangre en la zona tratada se mejora su aspecto. Con el incremento de oxígeno y sustancias nutritivas se regenera la piel y los tejidos profundos.
  • Digestivas. Funciona como un digestivo al aliviar el malestar estomacal y al favorecer el control del apetito.
  • Terapéuticas. El aceite de rosas tiene usos terapéuticos gracias a sus propiedades relajantes y calmantes que pueden ayudar en los episodios de ansiedad, agotamiento nervioso o estrés.

Ahora que ya conoces sus propiedades y beneficios, seguro que quieres disfrutar de ellos .

Si en lugar de comprarlo prefieres fabricarlo tú, continúa leyendo pues a continuación te explicamos cómo realizarlo.

Cómo Hacer Aceite de Rosas Casero: 2 Fórmulas

El aceite de rosas se obtiene mediante destilación a vapor cuyo resultado es el aceite esencial puro. Es uno de los aceites esenciales más caros, ya que para extraer 1 ml de aceite se necesitan unos 3 kilos de pétalos de rosas. El mejor, y por ello más famoso, es el obtenido de la rosa de Damasco.

Pero nosotros vamos a utilizar la técnica del macerado que es un proceso simple y fácil de hacer en casa.

Los Ingredientes

Para obtener un aceite de rosas de alta calidad, la selección de los ingredientes correctos es muy importante y necesaria:

Rosas

Selecciona rosas que no contengan pesticidas ni químicos, por ello si las compras en tienda asegúrate que sean cultivo ecológico.

Los pétalos han de ser secos para evitar que se desarrolle moho y obtener un producto duradero. Si tienes pétalos de rosas frescas, lo mejor es dejarlos a secar durante 1 o 2 días.

En cuanto a la selección de la especie, las más usadas y cultivadas son la rosa de Damasco (rosa damacea), que ya te mencioné anteriormente, y también la rosa de Provenza o rosa de los cien pétalos (rosa centifolia).

Aceite Vegetal

Este tipo de aceite se prensa en frío para mantener todas las propiedades y beneficios de las semillas o nueces de los que se extraen.

Son muy utilizados para la preparación de aceites faciales, corporales y con fines medicinales.

Muchos de ellos previenen el envejecimiento prematuro gracias a sus ácidos grasos y vitaminas E, C y D que protegen la piel de los radicales libres. También son excelentes humectantes y muy nutritivos.

Por otro lado, se utilizan para diluir los aceites esenciales, algo imprescindible si queremos aplicar estos últimos en la piel, usándose como aceites base o vehiculares.

Los aceites vegetales más utilizados en la maceración son aceite de oliva, el aceite de almendra dulce y el aceite de semilla de uva.

La Maceración

Cuando se trabaja de forma conjunta un aceite vegetal con los pétalos de las rosas estamos transmitiendo las propiedades de las rosas al aceite.

Lo que obtenemos de las rosas son sus vitaminas, aceites esenciales y fitoelementos. El aceite nos aporta sus propiedades. Por ello, tienes que escoger el aceite portador vegetal en función de tus gustos y necesidades.

El producto resultante tiene un aroma suave con muchos beneficios para la piel y la salud, pudiéndose incluir en la elaboración de cosméticos o utilizarlo como aceite facial o corporal.

Te proponemos dos procedimientos, para que escojas el que más se adapte a tus gustos o necesidades.

Depende del tiempo que tengas y la calidad o concentración de rosas que desees, utilizarás uno de los que detallamos más abajo.

El método es el mismo en ambos casos, solo varía el período y modo de maceración.

Receta Casera de Aceite de Rosas

Ingredientes

Materiales

Elaboración

En primer lugar, se separan los pétalos y se limpian, si procede pues provienen de flores frescas. Deja que sequen de 1 a 2 días.

Puedes utilizarlos enteros o cortarlos en trozos más pequeños.

Rocía el interior del bote de cristal y espera a que se evapore totalmente el alcohol. Este paso evitará la proliferación de bacterias.

Introduce los pétalos en el frasco procurando no dejar huecos entre ellos.

Cúbrelos completamente con el aceite que has escogido. Según los beneficios que quieras añadir piensa en las propiedades del aceite que escojas.

Tapa y agita el frasco.

Técnicas

Ahora es el momento de escoger una de las siguientes formas de maceración:

  • Maceración en Cuarenta días

Coloca el frasco hermético cerca de una fuente de luz solar.

Agítalo a diario, durante estos cuarenta días.

  • Maceración al Baño María

Pon un recipiente con un poco de agua en el fuego.

Cuando el agua esté caliente, introduce el frasco cerrado con el aceite y los pétalos.

Déjalo durante una hora aproximadamente a fuego bajo.

En ambos casos, una vez que finaliza la maceración:

1.  Cuélalo para eliminar los restos de los pétalos.

2.  Viértelo en la botella de cristal oscuro, nuevamente limpio y esterilizado.

3.  Consérvalo en un lugar fresco y oscuro.

Para terminar

Si deseas un plus, añade Vitamina E pues además de beneficiarte de todas sus propiedades, evitarás que se enrancie.

El aceite de rosas es seguro, siempre y cuando lo utilices en su forma diluida si es aceite esencial puro, o bien infundido con los métodos que te acabamos de explicar.

 

Si te ha gustado este artículo, por favor compártelo. ¡Guarda ESTE PIN en tu tablero de Belleza Natural y consúltalo en cualquier momento! :)

No te pierdas cómo hacer aceite de rosas y sus beneficios.

¡Compartir es bueno!