Muchas de nosotras buscamos información sobre los aceites vegetales para el cuidado de la piel y normalmente se preguntan: para mi tipo de piel ¿son mejores los aceites comedogénicos o no comedogénicos?

Con este objetivo me propuse escribir este artículo que comprende el mayor número posible de aceites vegetales comedogénicos y no comedogénicos. Es un guía en la que te enseñaré cuál es la comedogenicidad de cada aceite, para qué tipo de piel es adecuado y cuales son sus propiedades y beneficios más destacados.

Pero primero te contaré muy brevemente, por si no lo sabes, qué es la escala comedogénica y cómo te puede ayudar a elegir el aceite ideal para tu piel.

 

Aceites Comedogénicos y No Comedogénicos

¿Qué es la escala comedogénica?

La escala comedogénica en los aceites se basa en clasificar en una escala de 0 al 5 la posibilidad de que ciertos aceites, así como también mantecas,  puedan obstruir los poros de la piel, según sus componentes comedogénicos.

De manera que una persona que es propensa a tener brotes de acné debería evitar los aceites altamente comedogénicos.

No obstante las personas con pieles más secas pueden preferir un aceite que se encuentre más en la mitad de la tabla comedogénica.

A continuación te explico muy brevemente cómo se clasifican los aceites según escala comedogénica:

  • Calificación comedogénica de 0: se considera no comedogénico y por lo tanto no obstruye los poros.
  • Calificación comedogénica de 1: indica una pequeña posibilidad de que el aceite obstruya los poros, pero ésta es muy baja.
  • Calificación comedogénica de 2: indica que el aceite normalmente no debería obstruir los poros en la mayoría de los casos, siendo la posibilidad de que esto ocurra de moderada a baja.
  • Calificación comedogénica de 3: tiene una probabilidad media o moderada de obstruir los poros de la piel, en general dependiendo del tipo de piel.
  • Calificación comedogénica de 4: para la mayoría de las personas un aceite con esta clasificación tenderá a obstruir los poros de su piel.
  • Calificación comedogénica de 5: en este caso lo normal será que un aceite con esta clasificación obstruya los poros de la piel. Muy pocas personas pueden tolerar los aceites etiquetados con esta calificación.

Los aceites considerados como «no comedogénicos» son aquellos que tienen una calificación comedogénica de 2 o menos.

Mientras que prácticamente cualquier aceite con una clasificación de 5 será altamente comedogénico y tenderá a obstruir los poros y provocar un brote de acné.

¿Cómo saber si un producto es comedogénico?

Sin embargo existen muchos factores, además de su comedogenicidad, que influyen en que un aceite pueda obstruir los poros de la piel, ya que cada piel es diferente y en muchos casos el mismo aceite en diferentes personas con distintos tipos de piel puede reaccionar de diferente manera.

Entre los factores que pueden influir en esto se pueden mencionar:

  • El tipo de piel.
  • La enfermedad o problema que se esté tratando.
  • La ingesta de agua.
  • Los factores ambientales.
  • Entre otros factores que pueden influir en cómo el aceite actúa sobre la piel.

 Siempre es recomendable que consultes con tu médico antes de usar cualquier aceite vegetal, sobre todo si padeces alguna enfermedad o alergia.

Además, aparte de la clasificación comedogénica de un aceite, otro factor que determinará cómo un aceite actuará sobre una piel con ciertas características es la composición de los ácidos grasos.

Por ello, a continuación te daré la calificación comedogénica de los aceites más utilizados para el cuidado de la piel y también te detallaré su composición de ácidos grasos.

 

La lista de Aceites Comedogénicos y No Comedogénicos

Sin más rodeos te doy a continuación la lista completa de aceites comedogénicos y no comedogénicos.

Aceite de Abisinio

– Clasificación comedogénica: 1

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linolénico: 2 a 5%
  • Ácido linoleico: 7 a 15%
  • Ácido oleico: 10 a 15%
  • Ácido erúcico: 50 a 65%

El aceite de Abisinio es apto para pieles grasas y normales, entre otras cosas gracias a su rápida absorción.

Es considerado como un aceite muy estable, al igual que el aceite de jojoba, debido a que contiene una alta cantidad de ácido erúcico, lo que lo dota de grandes propiedades emolientes.

Por ello es ideal para dispersar los nutrientes sobre la piel sobre todo cuando es combinado con aceites esenciales.

Este aceite es un muy buen hidratante y ayuda a equilibrar la textura y el tono de la piel.

Aceite de Acai Berry (también conocido como Aceite de Palma Asaí)

– Clasificación comedogénica: 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido esteárico: 2 a 10%
  • Ácido palmítico: 8 a 15%
  • Ácido linoleico: 20 a 40%
  • Ácido oleico: 35 a 55%

El aceite de Acai Berry es un aceite ideal para los tipos de piel seca gracias a que contiene una combinación de omega 3, 6 y 9 que le da grandes propiedades hidratantes.

De manera que es bueno para la piel seca, madura y dañada, sobre todo cuando hay afecciones cutáneas como eczemas o psoriasis.

Además tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

Este aceite ayuda a aliviar la piel irritada, evita la pérdida de humedad y minimiza la aparición de arrugas, y al ser un buen emoliente es fácilmente absorbido por la piel.

Aceite de Aguacate

– Clasificación comedogénica: 3

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linolénico: 0,8%
  • Ácido linoleico: 15%
  • Ácido oleico: 65%

El aceite de Aguacate es adecuado principalmente para los tipos de pieles más secas, pero cabe destacar que puede obstruir los poros.

No obstante para aquellas pieles que pueden tolerarlo resulta muy hidratante y un gran acondicionador de su tono y textura.

Además ayuda a revertir los signos del envejecimiento y tratar afecciones como la psoriasis y los eczemas.

Aceite de Albaricoque

– Clasificación comedogénica: 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linolénico: 0,22%
  • Ácido linoleico: 23%
  • Ácido oleico: 70%

El aceite de Albaricoque es ideal para la piel seca gracias a que se absorbe muy bien.

Además es antiinflamatorio, antienvejecimiento, antibacteriano y antioxidante por lo cual ayuda, entre otras cosas, a combatir las bacterias que provocan el acné.

Aceite de Algodón

– Clasificación comedogénica: 3

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linolénico: 1%
  • Ácido oleico: 19 a 35%
  • Ácido linoleico: 42 a 54%

El aceite de Semillas de Algodón,  si bien no es realmente ninguna maravilla para el cuidado de la piel, lo mencionaré por ser un aceite utilizado por algunas personas. Se usa con fines cosméticos debido a que es bueno para restaurar la barrera lipídica de la piel y por tener una alta concentración de vitamina E.

Debido a su clasificación comedogénica intermedia no es muy recomendable para pieles grasas, ya que puede provocar algunos brotes de acné, siendo más bien ideal para las pieles secas e irritadas.

Sin embargo, es bastante utilizado como ingrediente en la elaboración de jabones y algunos cosméticos industriales como champús y maquillajes para los ojos.

Aceite de Almendras Dulces

Aceites No Comedogénicos Aceite de Almendras Dulces

– Clasificación comedogénica: 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linolénico: 0,4%
  • Ácido linoleico: 20 a 30%
  • Ácido oleico: 62 a 86%

El aceite de Almendras Dulces es muy útil cuando hay pieles sensibles que están secas e irritadas y con propensión al acné, gracias a que posee grandes propiedades emolientes.

Es bueno también para regenerar las células debido a que penetra en aquellas dañadas y las repara, favoreciendo además una mejor hidratación.

Aceite de Amaranto

– Clasificación comedogénica: 2 a 3

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido esteárico: 3%
  • Ácido palmítico: 19%
  • Ácido oleico: 23%
  • Ácido linoleico: 50%

El aceite de Amaranto contiene altas cantidades de escualeno que es uno de los lípidos más comunes producidos por la piel, lo que lo hace ideal para hidratarla y prevenir su envejecimiento gracias también a ser un gran antioxidante.

Normalmente resulta bueno para las pieles grasas más resistentes, aunque debido a su calificación comedogénica puede provocar la obstrucción de los poros en algunas personas.

Aceite de Amla

– Clasificación comedogénica: 1

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido oleico: 26%
  • Ácido linoleico: 51%

El aceite de Amla tiene una buena cantidad de vitamina C, flavonoides, polifenoles y minerales que lo hacen muy nutritivo para la piel, favoreciendo su buena salud.

Es muy usado en la India debido a que ayuda a mejorar la apariencia de la piel, renovando y embelleciendo su textura y tono.

Es bueno para la mayoría de los tipos de pieles, previniendo las manchas, la hiperpigmentación, el envejecimiento, las líneas de expresión y las arrugas, además de ser una ligera protección contra los rayos solares.

Aceite de Andiroba

– Clasificación comedogénica: 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido esteárico: 5 a 10%
  • Ácido palmítico: 10 a 20%
  • Ácido linoleico: 25 a 30%
  • Ácido oleico: 45 a 55%

El aceite de Andiroba es muy bueno para las pieles secas e irritadas que son propensas al acné gracias a ser un buen emoliente e hidratante.

Posee un color dorado y brillante y un aroma afrutado muy agradable.

Ayuda a calmar y controlar la irritación y las lesiones causadas por los brotes de acné.

Aceite de Argán

– Clasificación comedogénica: 0

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linolénico: < 0,5%
  • Ácido linoleico: 37%
  • Ácido oleico: 43%

El aceite de Argán es un aceite apto para la mayoría de los tipos de piel y, al tener una clasificación comedogénica de 0, es muy bueno para reparar la piel dañada sin obstruir los poros.

Ayuda a tratar el acné debido a que es excelente para regular la producción de sebo, previniendo nuevos brotes. Además, gracias a su contenido de vitamina E ayuda a eliminar las cicatrices causadas por el mismo, suavizando también la textura de la piel.

Aceite de Avellanas

– Clasificación comedogénica: 1

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linolénico: 0,5%
  • Ácido linoleico: 7 a 15%
  • Ácido oleico: 68 a 85%

El aceite de Avellanas aunque es apto para la mayoría de los tipos de pieles es especialmente útil para las pieles sensibles propensas al acné, ya que es muy bueno para tratarlo.

Es un aceite astringente que ayuda a suavizar y tensar la piel, además de matar las bacterias gracias a ser un gran antibacterial.

Reduce las espinillas y es un muy buen hidratante y rejuvenecedor.

También proporciona protección contra los rayos solares gracias a su alto contenido de antioxidantes.

Aceite de Avena

– Clasificación comedogénica: 1 a 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido oleico: 35 a 43%
  • Ácido linoleico: 35 a 43%

El aceite de Avena es un aceite bien equilibrado que resulta ser un excelente emoliente y un gran antialérgico, antiinflamatorio y anti-irritante.

Es recomendado para todo tipo de pieles, aunque es especialmente beneficioso para aquellas sensibles, irritadas y/o dañadas, gracias a ser un gran calmante natural y ser rico en vitamina B y minerales como zinc, devolviéndoles su elasticidad y firmeza.

Este aceite tiene muy bajas probabilidades de obstruir los poros y además es muy fácilmente absorbido.

Normalmente se suele recomendar utilizarlo mezclado o combinado con otros aceites portadores o base.

Aceite de Babasu

– Clasificación comedogénica: 1 a 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linoleico: 3%
  • Ácido oleico: 15%
  • Ácido mirístico: 17%
  • Ácido láurico: 42%

El aceite de Babasu es poco comedogénico por lo cual es excelente para calmar las afecciones de la piel inflamada como la psoriasis, los eczemas, la rosácea y el acné.

Es adecuado para la mayoría de los tipos de piel siendo humectante, suave y ligero y se absorbe muy bien.

Ayuda a calmar la picazón y el enrojecimiento de la piel inflamada.

Aceite de Borraja

– Clasificación comedogénica: 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido palmítico: 9 a 12%
  • Ácido oleico: 18%
  • Ácido gamma linolénico: 20%
  • Ácido linoleico: 39%

El aceite de Semilla de Borraja es realmente un increíble regenerador de la piel gracias a tener un alto contenido de ácido gamma linolénico.

Cuando es aplicado de modo tópico resulta ser una gran humectante y suavizante del cutis, hidratando, protegiendo y nutriendo la piel.

Además ayuda reducir la inflamación asociada a afecciones como los eczemas, el acné y la psoriasis.

Normalmente es indicado para las pieles mixtas.

Aceite de Burití

– Clasificación comedogénica: 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido esteárico: 1 a 5%
  • Ácido palmítico: 8 a 15%
  • Ácido linoleico: 10 a 25%
  • Ácido oleico: 45 a 65%

El aceite de Burutí es un aceite es muy recomendado para las pieles secas, y cabe destacar que puede obstruir los poros en los tipos de pieles grasas.

Es muy rico en carotenoides (como el betacaroteno) y en ácidos grasos esenciales, ayudando a nutrir, hidratar y calmar la piel agrietada y seca, siendo especialmente favorable para utilizarlo después de exponerla al sol.

Además resulta excelente para reconstruir las células de la piel y mantener los niveles de colágeno y elastina de la misma.

Aceite de Cacay

– Clasificación comedogénica: 1 a 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido esteárico: 3%
  • Ácido palmítico: 9%
  • Ácido oleico: 13%
  • Ácido linoleico: 68%

El aceite de Cacay es un aceite seco, rico en vitamina E y propiedades antiinflamatorias que lo hacen excelente para las pieles grasas. Además tiene una baja probabilidad de obstruir los poros o causar brotes de acné.

Se absorbe rápidamente y aclara el tono de la piel, y también restaura su elasticidad.

Es muy útil para reducir y eliminar manchas y cicatrices.

Aceite de Cacahuete (Aceite de Maní)

– Clasificación comedogénica: 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido palmítico: 11%
  • Ácido linoleico: 32%
  • Ácido oleico: 48%

El aceite de Cacahuete es apto para la mayoría de los tipos de piel.

Es un aceite suave y muy hidratante por lo que ayuda a proteger la piel del envejecimiento prematuro y de los radicales libres.

Además hidrata y limpia la piel obstruida y con propensión al acné.

Aceite de Café Verde

– Clasificación comedogénica: 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido behénico: 1%
  • Ácido linolénico: 2%
  • Ácido esteárico: 8%
  • Ácido linoleico: 38%
  • Ácido palmítico: 40%

El aceite de Café Verde resulta especialmente rico en fitoesteroles, lo que lo convierte en un aceite ideal para restaurar la elasticidad de la piel, suavizar su tono y reparar las células de la misma.

Es muy hidratante y se adapta especialmente bien a los tipos de piel seca sobre todo a aquellas que tienen tendencia a desarrollar estrías y/o celulitis.

Se recomienda utilizarlo mezclado con otros aceites portadores debido a que si se aplica solo puede obstruir los poros.

Aceite de Camelina

– Clasificación comedogénica: 3 a 4

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido eicosenoico: 12%
  • Ácido linoleico: 16%
  • Ácido oleico: 19%
  • Ácido linolénico: 38%

El aceite de Camelina es un aceite muy rico en esteroles y omega 3, lo que lo hace fantástico para reparar la barrera externa de la piel dañada y combatir el envejecimiento.

No obstante es una aceite con una clasificación comedogénica alta pudiendo ser adecuado para los tipos de pieles secas que sufran de deshidratación, gracias a ser un buen hidratante, además de antioxidante y antiinflamatorio.

Pero cabe destacar que tiene altas probabilidades de obstruir los poros en la mayoría de las pieles.

Debido a sus similitudes con el aceite de lino, si tu piel tolera ese aceite también debería tolerar el aceite de camelina.

Aceite de Cáñamo (o Aceite de Semilla de Cáñamo)

– Clasificación comedogénica: 0

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linolénico: 10%
  • Ácido oleico: 11%
  • Ácido linoleico: 56%

El aceite de Cáñamo es tolerado por la mayoría de los tipos de pieles, siendo especialmente eficaz para pieles sensibles y grasas debido a sus grandes propiedades hidratantes y suavizantes.

Ayuda a reducir la inflamación y el enrojecimiento causados por los brotes de acné y también sirve para tratar la psoriasis y los eczemas.

Aceite de Cardo Mariano (o Aceite de Semilla de Cardo Mariano)

– Clasificación comedogénica: 1

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linolénico: 0,2%
  • Ácido oleico: 24%
  • Ácido linoleico: 61%

El aceite de Cardo Mariano es una buena opción para la mayoría de los tipos de pieles, ya que es un aceite similar el aceite de girasol.

Resulta muy nutritivo e hidratante y ayuda a desintoxicar la piel.

Aceite de Cártamo

– Clasificación comedogénica: 0

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido oleico: 10 a 20%
  • Ácido linoleico: 70 a 80%

El aceite de Semilla de Cártamo brinda una sensación de sedosidad en la piel, y resulta altamente hidratante siendo bueno para la mayoría de los tipos de piel, pero sobre todo para aquellas atópicas, que se encuentran irritadas y con escamas.

Contiene altos niveles de ácido linoleico lo que lo convierte en un aceite ideal para el limpiar impurezas como las espinillas y los puntos negros.

Es de muy rápida y fácil absorción y no deja residuos grasos.

Aceite de Ciruela (o Aceite de Hueso de Ciruela)

– Clasificación comedogénica: 1 a 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linoleico: 24%
  • Ácido oleico: 67%

El aceite de Ciruela es un aceite equilibrado y muy hidratante, que se absorbe rápidamente y resulta ligero, por lo que  es tolerado bien por la mayoría de los tipos de piel.

Siendo muy efectivo para darle mayor elasticidad, al mismo tiempo que reduce las líneas de expresión y las arrugas.

Aceite de Coco

– Clasificación comedogénica: 4

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linolénico: 0,2%
  • Ácido linoleico: 1 a 3%
  • Ácido oleico: 5 a 8%
  • Ácido láurico: 45 a 52%

El aceite de Coco es adecuado principalmente para pieles muy secas. Gracias a sus increíbles propiedades es muy bueno para mejorar la apariencia y la belleza de la piel, así como su salud.

Suaviza la piel y renueva la frescura de la tez, pero sólo en los casos de aquellas pieles que pueden tolerarlo debido a su alta comedogenicidad.

Existen opiniones que indican que se debería evitar este aceite en la piel propensa al acné. Sin embargo, los estudios científicos demuestran que su alto porcentaje de ácido laúrico inhibe el crecimiento de las bacterias que provocan el acné (Propionibacterium acnes).

También es excelente para tratar la dermatitis atópica, el ezcema y la psoriasis.

Aceite de Coco Fraccionado

Aceites No Comedogénicos Aceite de Coco Fraccionado

– Clasificación comedogénica: 2 a 3

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácidos cápricos: 36 a 47%
  • Ácido caprílico: 55 a 65%

El aceite de Coco Fraccionado, a diferencia del aceite de coco puro, se utiliza cuando no se desean las propiedades de solidificación del primero.

Cabe aclarar que el aceite de coco puro es una grasa y se solidifica a temperaturas menores a los 24 grados.

Por el contrario el aceite de coco fraccionado se mantiene líquido a cualquier temperatura, por lo cual es muy utilizado como aceite para masajes y en preparaciones similares.

Normalmente este aceite es adecuado para los tipos de piel seca, pero debido a su comedogenicidad media y sus altos contenidos de ácido caprílico y cáprico puede obstruir los poros.

Tiene una clasificación comedogénica más baja que el aceite de coco puro porque se le han eliminado los triglicéridos de cadena larga, lo que lo hace menos graso.

Aceite de Comino Negro (Aceite de  Comino Negro, Aceite de Kalonji o Aceite de Nigella Sativa)

– Clasificación comedogénica: 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linolénico: 0,24%
  • Ácido oleico: 21,7%
  • Ácido linoleico: 53,08%

El aceite de Comino Negro resulta efectivo para la mayoría de los tipos de piel, siendo especialmente eficaz para fortalecerla, reafirmarla y suavizarla de forma natural.

Tiene muy buenas propiedades antienvejecimiento gracias a poseer un alto contenido de antioxidantes.

Es un aceite muy usado para tratar los eczemas y la psoriasis, debido a que calma la inflamación y acelera la curación.

Además es útil para ayudar a eliminar las cicatrices.

Aceite de Espino Amarillo

– Clasificación comedogénica: 1

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linoleico: 7%
  • Ácido oleico: 29%
  • Ácido palmitoleico: 30%
  • Ácido palmítico: 31%

El aceite de Espino Amarillo es apto para la mayoría de los tipos de pieles pero sobre todo para las más secas.

Ayuda a reducir la inflamación, el enrojecimiento y los signos del envejecimiento prematuro.

Es un aceite con la capacidad de penetrar muy profundamente en la capa lipídica de la piel, lo que permite disminuir los desequilibrios de ésta desde dentro hacia afuera.

Además es un gran regenerador de las células y mejora la estructura de la piel.

Aceite de Germen de Trigo

– Clasificación comedogénica: 5

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linoleico: 7%
  • Ácido oleico: 14%
  • Ácido linolénico: 55%

El aceite de Germen de Trigo tiene una calificación comedogénica muy alta, por lo cual pocas personas pueden tolerarlo.

Normalmente es casi garantizado que si se lo utiliza se produzca un brote de acné.

Sin embargo es uno de los aceites con mejores propiedades de curación y cicatrización de todos los aceites disponibles, debido a que tiene muy altos contenidos de vitamina E.

Aceite de Granada (Aceite de Semilla de Granada)

– Clasificación comedogénica: 1

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linolénico: 0,5%
  • Ácido oleico: 5%
  • Ácido linoleico: 10%

El aceite de Granada está compuesto principalmente por omega 5 (ácido púnico), lo que lo hace extraordinariamente nutritivo y adecuado para la mayoría de los tipos de piel.

Este aceite ayuda a estimular la regeneración celular y a reducir los signos del envejecimiento.

Siendo también una de las pocas fuentes vegetales de ácido linoleico conjugado (CLA), es bueno para disminuir las manchas y las arrugas y controlar la inflamación y mejorar la oxigenación de la piel.

Aceite de Jojoba

– Clasificación comedogénica: 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linolénico: 1%
  • Ácido linoleico: 5%
  • Ácido oleico: 5 a 15%
  • Ácido eicosenoico: 65 a 80%

El aceite de Jojoba, si bien es bien tolerado por la mayoría de los tipos de pieles, resulta muy útil para las pieles grasas ya que ayuda a equilibrar la producción de exceso de aceites de la piel.

Este aceite imita la consistencia del sebo propio de la piel por lo cual es realmente efectivo y útil para los casos de pieles con propensión al acné.

Además es un gran hidratante y es muy bien absorbido por la piel.

Aceite de Karanja

– Clasificación comedogénica: 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linolénico: 3%
  • Ácido benceno: 4%
  • Ácido esteárico: 8%
  • Ácido palmítico: 12%
  • Ácido linoleico: 16%
  • Ácido oleico: 51%

El aceite de Karanja puede ser ligeramente comedogénico para los tipos de pieles más grasas. No obstante, al ser un gran antiséptico natural puede ayudar a prevenir y curar los brotes de acné.

Además es un gran limpiador de la piel debido a que posee muy buenas propiedades insecticidas y antiparasitarias.

Este aceite es considerado como «el primo del aceite de Neem», por lo que al igual que ese aceite es muy utilizado para crear ungüentos y bálsamos curativos para las eliminar las manchas y otros signos del envejecimiento.

Normalmente se recomienda aplicarlo combinado con otros aceites base.

Aceite de Linaza (también conocido como Aceite de Semilla de Lino)

– Clasificación comedogénica: 4

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido oleico: 15%
  • Ácido linoleico: 17%
  • Ácido linolénico: 59%

El aceite de Linaza normalmente no es tolerado por la mayoría de los tipos de piel por su alto nivel comedogénico, sobre todo las pieles propensas al acné.

Sin embargo es una gran fuente de ácidos grasos esenciales, ya que es rico en ácidos grasos omega 3, lignanos, vitaminas y minerales.

Aceite de Macadamia

– Clasificación comedogénica: 2 a 3

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linoleico: 1 a 5%
  • Ácido linolénico: 3%
  • Ácido palmitoleico: 15 a 22%
  • Ácido oleico: 55 a 67%

El aceite de Macadamia es comúnmente recomendado para pieles secas ya que se absorbe muy  fácilmente y las protege de los daños causados por los radicales libres.

Al ser altamente hidratante ayuda a mantener la piel suave y nutrida.

Resulta ser muy útil como vehículo transportador de ingredientes activos como los aceites esenciales.

Aceite de Maracuyá

– Clasificación comedogénica: 1 a 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido oleico: 12%
  • Ácido linoleico: 77%

El aceite de Maracuyá proviene de las semillas y las flores de maracuyá, y es un aceite bastante exuberante.

Es principalmente adecuado para las pieles grasas con propensión al acné y resulta ser un gran antiinflamatorio, antibacteriano, hidratante y antioxidante. Además es muy bueno para controlar la producción de sebo del cuerpo.

También resulta útil para las pieles secas.

Al aplicarlo de modo tópico se produce una agradable sensación de calma y relajación.

Aceite de Marula

– Clasificación comedogénica: 3 a 4

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linoleico: 4 a 7%
  • Ácido oleico: 70 a 78%

El aceite de Marula es un aceite recomendado para la mayoría de los tipos de piel pero sobre todo es bueno para las pieles sensibles y secas.

Se absorbe rápidamente. Es nutritivo y calmante generando una agradable sensación de relajación y calma al aplicarlo de modo tópico.

Contiene altos contenidos de antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres y otros agresores ambientales, además de revertir el daño solar y reducir los signos del envejecimiento.

Es bueno para hidratar y proteger la piel y mejorar la regeneración celular.

Aceite de Moringa

– Clasificación comedogénica: 3 a 4

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linoleico: 1 a 10%
  • Ácido esteárico: 2 a 6%
  • Ácido behénico: 3 a 10%
  • Ácido palmítico: 5 a 13%
  • Ácido oleico: 50 a 78%

El aceite de Moringa es adecuado para ser utilizado en pieles mixtas y secas pero cabe destacar que puede provocar brotes de acné debido a su alto contenido de ácido palmítico, behénico y esteárico.

No obstante es un aceite muy hidratante y que se absorbe muy rápidamente, además de ser rico en antioxidantes lo que protege la piel del envejecimiento.

Aceite de Neem

– Clasificación comedogénica: 1 a 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linoleico: 13%
  • Ácido esteárico: 15%
  • Ácido palmítico: 18%
  • Ácido oleico: 50%

El aceite de Neem es apropiado para las pieles más secas aunque también puede ser utilizado en pieles grasas cuando es combinado con otros aceites.

Es muy bueno para prevenir y tratar el acné gracias a sus grandes propiedades antibacterianas.

Además es bueno para reducir el enrojecimiento, la inflamación y la irritación que provoca el acné, al mismo tiempo que ayuda a hidratar y proteger la piel.

Aceite de Nuez

– Clasificación comedogénica: 1 a 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linolénico: 10%
  • Ácido oleico: 30%
  • Ácido linoleico: 51%

El aceite de Nuez es recomendado para la mayoría de los tipos de pieles.

Aunque es especialmente ideal para combatir la piel seca y envejecida, ya que tiene propiedades antioxidantes y emolientes.

Además posee muy buenas propiedades antibacterianas por lo cual resulta efectivo para combatir los hongos y las bacterias, ayudando a eliminar el acné.

También disminuye la inflamación y el enrojecimiento mientras regenera las células de la piel.

Aceite de Nuez de Brasil

– Clasificación comedogénica: 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linolénico: 0,1%
  • Ácido linoleico: 25 a 40%
  • Ácido oleico: 35 a 50%

El aceite de Nuez de Brasil es adecuado principalmente para la piel seca y madura, gracias a su gran capacidad de corregir la resequedad y los daños de la misma.

Es un aceite similar al aceite de jojoba en el sentido de que se absorbe fácilmente y desintoxica y suaviza la piel, además de ayudar a contralar la hiperpigmentación.

Aceite de Nuez de Karité

– Clasificación comedogénica: 0 a 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linoleico: 9 a 14%
  • Ácido esteárico: 9 a 27%
  • Ácido oleico: 57 a 73%

El aceite de Nuez de Karité es un aceite apropiado para las pieles secas que al aplicarlo crea una barrera que la protege de la resequedad y ayuda a cicatrizar heridas como quemaduras.

Además previene la pérdida de agua y mejora la recuperación de la piel agrietada.

Aceite de Nuez de Kukui (o Aceite de Kukui)

– Clasificación comedogénica: 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido oleico: 25%
  • Ácido linolénico: 26%
  • Ácido linoleico: 40%

El aceite de Kukui es recomendado principalmente para la piel seca. Se puede aplicar mediante masajes con muy buenos resultados, ayudando a revitalizar las células de la piel cansada, proporcionando nutrientes e hidratándola.

Se recomienda aplicarlo por la noche porque puede dejar residuos grasos.

También es muy bueno para prevenir y disminuir las estrías, y como protección ante la exposición a los rayos solares.

Aceite de Nuez de Pecán (o Aceite de Pecana)

– Clasificación comedogénica: 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linoleico: 21%
  • Ácido oleico: 41%

El aceite de Nuez de Pecán es ideal para pieles mixtas, aunque también es comúnmente utilizado como aceite portador para diluir aceites esenciales que serán aplicados en pieles secas y agrietadas.

Además es muy bueno para realizar limpiezas faciales, aunque cabe destacar que puede dejar residuos aceitosos o grasos.

Aceite de Oliva Virgen Extra

Aceite No Comedogénico Aceite de Oliva

– Clasificación comedogénica: 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linoleico: 5 a 15%
  • Ácido palmítico: 7 a 14%
  • Ácido oleico: 63 a 80%

El aceite de Oliva Virgen Extra es ideal para las personas con piel más bien seca y que tienen  propensión al acné, ya que reduce el enrojecimiento y la inflamación provocados por el mismo.

Aunque gracias a que contiene antioxidantes y escualeno es apto para la mayoría de los tipos de piel siendo muy nutritivo e hidratante.

Además ayuda a reducir los signos del envejecimiento y suavizar la piel.

Aceite de Onagra

– Clasificación comedogénica: 2 a 3

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido oleico: 6%
  • Ácido gamma linolénico: 11%
  • Ácido linoleico: 75%

El aceite de Onagra puede resultar útil para personas con piel grasa con tendencia al acné.

Además según estudios realizados ayuda a mejorar la estructura celular de la piel, reduciendo la inflamación y promoviendo una mejor elasticidad.

También ayuda a eliminar manchas y eczemas.

Aceite de Piñón de Cedro o Pino Siberiano

– Clasificación comedogénica: 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido pinolénico: 17% (solo se encuentra en piñones)
  • Ácido oleico: 24%
  • Ácido linoleico: 49%

El aceite de Piñón de Cedro Siberiano es principalmente apropiado para los tipos de pieles más grasas, aunque es importante indicar que a veces es difícil de encontrar.

Es excelente para tratar los eczemas, el acné y la psoriasis.

Además es bueno para revitalizar la piel cansada y deshidratada, a la vez que mejora la textura, la elasticidad y el tono de la misma.

Se recomienda mezclarlo con un aceite portador antes de aplicarlo.

Aceite de Ricino

– Clasificación comedogénica: 1

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linoleico: 4%
  • Ácido oleico: 4%
  • Ácido ricinoleico: 90%

El aceite de Ricino es apropiado para los tipos de pieles grasas.

Es muy bueno como tratamiento para el acné y gracias a su contenido de ácido ricinoleico es un buen sedante, aunque es importante indicar que debe ser diluido antes de aplicarlo sobre la piel.

Este aceite es conveniente usarlo combinándolo con otro aceite base.

Aceite de Rosa Mosqueta

– Clasificación comedogénica: 1

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido oleico: 14%
  • Ácido linoleico: 44%

El aceite de Rosa Mosqueta puede ser utilizado en todos los tipos de pieles aunque es más adecuado para las pieles grasas.

Es ideal para limpiar e hidratar la piel propensa al acné.

Reduce los signos del envejecimiento, las estrías y las cicatrices, además de proteger contra el daño solar, gracias a que posee un gran contenido de antioxidantes por lo que también ayuda a mejorar la textura de la piel.

Aceite de Sacha Inchi

– Clasificación comedogénica: 0 a 1

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido oleico: 7%
  • Ácido linoleico: 33%
  • Ácido linolénico: 54%

El aceite de Sacha Inchi es muy rico en antioxidantes, lo que lo hace ideal como rejuvenecedor y regenerador para las pieles grasas.

Además ayuda a reducir la irritación, la inflamación y el enrojecimiento de la misma, mientras la hidrata y fortalece.

También es bueno para tratar y curar el acné.

Aceite de Salvado de Arroz

– Clasificación comedogénica: 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido palmítico: 21,5%
  • Ácido linoleico: 34%
  • Ácido oleico: 38%

El aceite de Salvado de Arroz es un aceite suave perfecto para pieles sensibles, delicadas o maduras, aunque normalmente es tolerado por la mayoría de los tipos de piel.

Es una de las mejores fuentes naturales de tocotrienoles.

También sirve muy bien como protector contra los rayos UV.

Aceite de Sapote (Aceite de Sapuyul)

– Clasificación comedogénica: 2 a 3

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido palmítico: 9%
  • Ácido linoleico: 10%
  • Ácido esteárico: 23%
  • Ácido oleico: 50%

El aceite de Sapote es un aceite que funciona muy bien para las pieles secas y es usado para tratar cualquier tipo de dermatitis, aunque debido a su comedogenicidad media alta puede obstruir los poros.

Además las protege de la exposición al clima seco y frío.

Aceite de Semilla de Amapola

– Clasificación comedogénica: 0 a 1

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido oleico: 28,3%
  • Ácido linoleico: 58,5%

El aceite de Semilla de Amapola es apropiado para la mayoría de los tipos de pieles. Pero sobre todo es útil para aquellas más grasas debido a que ayuda a regular la producción de sebo.

Es un aceite ligero y de lenta absorción, que suele dejar un residuo graso.

Aceite de Semilla de Arándano

– Clasificación comedogénica: 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido oleico: 20 a 25%
  • Ácido linolénico: 22 a 35%
  • Ácido linoleico: 35 a 45%

El aceite de Semilla de Arándano es conocido por sus grandes propiedades humectantes y por ser un gran emoliente.

Es muy bien absorbido por la piel y ayuda a mantener la humedad, por lo cual mejora su textura y estructura.

Es especialmente conveniente utilizarlo en pieles secas, irritadas y escamosas.

Gracias a su alto contenido de vitamina A es muy útil para tratar el acné, curando y restaurando los tejidos inflamados.

Aceite de Semilla de Baobab

– Clasificación comedogénica: 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linolénico: 1 a 3%
  • Ácido linoleico: 24 a 34%
  • Ácido oleico: 30 a 40%

El aceite de Semilla de Baobab es ideal para utilizar en pieles mixtas ya que tiene pocas posibilidades de obstruir los poros, aunque también es apto para pieles secas y dañadas.

Se absorbe fácil y rápidamente, mejorando la apariencia, la elasticidad y la textura de la piel.

Además es un muy buen calmante.

Aceite de Semilla de Calabaza

Aceites No Comedogénico Aceite de Semilla de Calabaza

– Clasificación comedogénica: 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linolénico: 0,2%
  • Ácido oleico: 36,3%
  • Ácido Linoleico: 47%

El aceite de Semilla de Calabaza es muy bueno para prevenir y tratar el acné gracias a que ayuda a combatir las bacterias que lo causan debido a que es un excelente antibacteriano natural.

Normalmente puede ser utilizado en la mayoría de los tipos de piel.

Además es un gran hidratante y reafirmante.

Aceite de Semilla de Cereza

– Clasificación comedogénica: 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linoleico: 42%
  • Ácido oleico: 46%

El aceite de Semilla de Cereza es adecuado para utilizarlo en la mayoría de las pieles, pero principalmente en aquellas más bien secas.

Tiene una buena absorción y su alto contenido de fitosterol lo hace excelente para reducir la irritación, la inflamación y el enrojecimiento.

Aceite de Semilla de Chía (o Aceite de Chía)

– Clasificación comedogénica: 3

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido oleico: 7,7%
  • Ácido linoleico: 18,7%
  • Ácido linolénico: 61%

El aceite de Chía es ideal para tratar pieles sensibles o que suelen sufrir de resequedad. También puede ser usado como mascarilla hidratante para pieles secas.

Gracias a su alto contenido de omega 3 y a su clasificación comedogénica media existe la posibilidad de que obstruya los poros si se aplica tópicamente.

Aceite de Semilla de Durazno

– Clasificación comedogénica: 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido palmítico: 5 a 8%
  • Ácido linoleico: 15 a 35%
  • Ácido oleico: 55 a 75%

El aceite de Semilla de Durazno es bueno para las personas con pieles secas y sensibles, debido a que es emoliente y nutre e hidrata muy bien la piel, sin dejarla grasienta.

Es muy rico en vitamina E lo que lo hace perfecto para el cuidado de la piel.

Aceite de Semilla de Frambuesa Negra

– Clasificación comedogénica: 1 a 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido oleico: 10,5 a 18%
  • Ácido linolénico: 28%
  • Ácido linoleico: 48%

El aceite de Semilla de Frambuesa Negra es muy bueno tanto para las pieles secas o mixtas con propensión al acné, como para las pieles maduras y sensibles.

Es muy buen hidratante ayudando a mantener la piel tersa y suave, mejorando su elasticidad y resguardándola del daño o estrés oxidativo, además de protegerla de los radicales libres.

Aceite de Semilla de Fresa

– Clasificación comedogénica: 1

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido oleico: 12 a 18%
  • Ácido linolénico: 30 a 38%
  • Ácido linoleico: 35 a 50%

El aceite de Semilla de Fresa es especialmente bueno para los tipos de pieles propensas al acné graso. También para aquellas dañadas, maduras y/o sensibles, ya que hidrata, suaviza y protege al mismo tiempo que ayuda a regenerar su elasticidad.

Puede aprovecharse añadiéndolo a productos caseros para el cuidado de la piel o bien aplicándolo directamente sobre la misma, gracias a sus excelentes beneficios y propiedades humectantes e hidratantes.

Aceite de Semilla de Girasol

– Clasificación comedogénica: 0 a 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linolénico: 0,5%
  • Ácido oleico: 30%
  • Ácido linoleico: 59%

El aceite de Semilla de Girasol es un aceite al que, normalmente, responden bien la mayoría de los tipos de piel.

Ayuda a mantener la piel hidratada, al mismo tiempo que combate las bacterias que originan el acné. A su vez tiene propiedades antiinflamatorias.

También posee muy buenas cualidades antienvejecimiento.

Este es un aceite bastante seguro para las personas que se inician en el uso de aceites vegetales.

 Aceite de Semilla de Goji (también conocido como Aceite de Bayas de Goji)

– Clasificación comedogénica: 0 a 1

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linolénico: 3%
  • Ácido oleico: 19%
  • Ácido linoleico: 68%

El aceite de Semilla de Goji es muy bueno para las pieles grasas.

Es un aceite liviano y con grandes propiedades emolientes, por lo que suele ser utilizado alrededor de la zona de los ojos, siendo un buen reafirmante.

Ayuda  a desintoxicar la piel y a abrir los poros obstruidos.

También mejora la oxigenación intercelular, optimizando el equilibrio entre el agua y las grasas de la piel.

Aceite de Semilla de Grosella Negra

– Clasificación comedogénica: 0 a 1

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido gamma-linolénico: 14%
  • Ácido oleico: 15%
  • Ácido alfa-linolénico: 17%
  • Ácido linoleico: 41%

El aceite de Semilla de Grosella Negra resulta muy beneficioso para la piel seca, dañada, desvitalizada y/o sensible.

Ayuda a curar la rosácea, los eczemas, la dermatitis seborreica y la psoriasis, gracias a que es un buen regenerador de la piel y además calma las afecciones inflamatorias.

Aceite de Semilla de Guayaba

– Clasificación comedogénica: 1 a 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linolénico: 0,7%
  • Ácido oleico: 11%
  • Ácido linoleico: 77%

El aceite de Semilla de Guayaba es muy útil para la mayoría de los tipos de piel, ayudando entre otras cosas a reducir los poros, y tensar y tonificar la piel.

Además es un gran antienvejecimiento y cura las cicatrices y estrías ya que evita la pérdida de humedad.

Funciona excelentemente combinado con otros aceites portadores y es un gran emoliente que le brinda a la piel una sensación y apariencia de suavidad y elasticidad muy agradable.

Aceite de Semilla de Kiwi

– Clasificación comedogénica: 1

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido oleico: 13%
  • Ácido linoleico: 16%
  • Ácido linolénico: 63%

El aceite de Semilla de Kiwi es bueno principalmente para los tipos de piel con escamas y secas que necesitan mantener la humedad.

Su alto contenido de alfa linoleico permite eliminar las células muertas de la piel ayudando a dejar una piel más flexible y suave.

Es recomendable usarlo en los meses de más frío como un protector contra la piel seca.

Puede ser utilizado como un aceite adicional a otros aceites base o bien sólo como un tratamiento localizado.

Aceite de Semilla de Mango (o Aceite de Mango)

– Clasificación comedogénica: 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linoleico: 4%
  • Ácido esteárico: 40 a 45%
  • Ácido oleico: 40 a 46%

El aceite de Semilla de Mango es muy bueno para la piel seca, principalmente para aquellas que tienen propensión al acné.

Ayuda a reducir el enrojecimiento y la inflamación, y es un buen  protector para las pieles muy sensibles.

Aceite de Semilla de Mora

– Clasificación comedogénica: 0 a 1

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linolénico: 15%
  • Ácido oleico: 15,1%
  • Ácido linoleico: 62,7%

El aceite de Semilla de Mora es un gran hidratante y emoliente gracias a que tiene una combinación única de ácidos grasos esenciales y antioxidantes.

Lo cual además lo hace bueno para combatir las manchas de la piel y el envejecimiento de ésta, así como disminuir el tamaño de los poros.

Es especialmente apropiado para los tipos de pieles más grasas.

Aceite de Semilla de Palma

– Clasificación comedogénica: 4

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linoleico: 2,3%
  • Ácido oleico: 15%
  • Ácido láurico: 48%

El aceite de Semilla de Palma es principalmente adecuado para las pieles muy secas.

Su textura y sensación son similares a las del aceite de coco.

Favorece una apariencia más brillante y suave de la piel, ya que la humecta profundamente.

Aceite de Semilla de Papaya

– Clasificación comedogénica: 2 a 3

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linoleico: 3%
  • Ácido palmítico: 14%
  • Ácido oleico: 77%

El aceite de Semilla de Papaya es excelente para las pieles secas propensas al acné, gracias a ser ligeramente exfoliante.

Además alivia las afecciones propias de la piel seca, y reduce los poros y unifica su tono.

Es también un gran antioxidante y ayuda a mejorar la apariencia de la piel y disminuir las arrugas. Al mismo tiempo que promueve la regeneración celular.

Aceite de Semilla de Pepino

– Clasificación comedogénica: 1

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linolénico: < 1%
  • Ácido oleico: 14 a 20%
  • Ácido linoleico: 60 a 88%

El aceite de Semilla de Pepino es bueno para la mayoría de los tipos de piel.

Ayuda a fortalecer la barrera lipídica de la piel, favoreciendo una piel más suave y mejorando su elasticidad.

Es bueno para protegerla de los rayos solares y es una gran antienvejecimiento, además de prevenir y tratar con eficacia el acné.

También nutre y estimula la regeneración de las células, siendo excelente para tratar el enrojecimiento, la inflamación y las zonas ásperas.

Aceite de Semilla de Pera Espinosa

– Clasificación comedogénica: 1 a 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido esteárico: 4%
  • Ácido palmítico: 12%
  • Ácido oleico: 22%
  • Ácido linoleico: 60%

El aceite de Semilla de Pera Espinosa es especialmente bueno para las pieles más grasas. Asimismo, funciona bien en las pieles normales, mixtas y secas a pesar de no ser un aceite demasiado hidratante.

Ayuda a reducir los poros y tensar la piel, gracias a que es una gran emoliente y le brinda una apariencia de suavidad y aterciopelada.

Su uso continuo ayuda a restablecer su elasticidad y disminuye los signos del envejecimiento.

Aceite de Semilla de Pomelo

– Clasificación comedogénica: 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido esteárico: 1 a 4%
  • Ácido oleico: 18 a 25%
  • Ácido palmítico: 26 a 36%
  • Ácido linoleico: 32 a 40%

El aceite de Semilla de Pomelo es un aceite ligero conocido por sus excelentes propiedades curativas y regenerativas.

Es útil principalmente para pieles grasas con propensión al acné.

Mejora la elasticidad de la piel y revierte la resequedad crónica debido a que exfolia las células muertas de la piel, además de disminuir la apariencia de las arrugas.

Se suele recomendar usar este aceite mezclado con otro aceite portador.

Aceite de Semilla de Sandía

– Clasificación comedogénica: 0 a 1

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido oleico: 15%
  • Ácido linoleico: 63%

El aceite de Sandía es especialmente bueno para las pieles propensas al acné, aunque también restaura la elasticidad de las pieles secas y maduras.

De hecho debido a su baja comedogenicidad no obstruye los poros, por lo que es recomendable para la mayoría de los tipos de piel.

Se absorbe rápidamente y no deja sensación grasa, además de disolver el sebo siendo muy bueno para eliminar la impurezas como las espinillas y los puntos negros.

Aceite de Semilla de Saúco

– Clasificación comedogénica: 1 a 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido oleico: 8 a 12%
  • Ácido linolénico: 35 a 45%
  • Ácido linoleico: 43%

El aceite de Semilla de Saúco es adecuado para la piel propensa al acné gracias a tener un efecto descongestivo sobre la misma.

Además posee un gran contenido de antioxidantes que lo hacen un buen antienvejecimiento, y promueve una buena elasticidad de la piel.

Al aplicarlo deja una sensación sedosa y suave además de prevenir la pérdida de agua y humedad.

Aceite de Semilla de Tomate

– Clasificación comedogénica: 0 a 2

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linolénico: 2%
  • Ácido oleico: 21%
  • Ácido linoleico: 49%

El aceite de Semilla de Tomate es adecuado para la mayoría de los tipos de piel.

Es una gran fuente de antioxidantes y vitamina E. Ayuda a proteger la piel de los radicales libres y los rayos solares, siendo además muy bueno para hidratarla y mejorar su apariencia.

Ayuda a aumentar la producción de elastina y previene la degradación del colágeno.

Es muy útil para tratar el acné y disminuir las arrugas.

Aceite de Semilla de Uva

– Clasificación comedogénica: 1

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido oleico: 21%
  • Ácido linoleico: 63 a 72%

El aceite de Semilla de Uva es apto para la mayoría de los tipos de piel y debido a su baja comedogenicidad tiene muy pocas posibilidades de obstruir o tapar los poros.

Es muy rico en vitamina E, por lo que ayuda a hidratar y tensar la piel.

Es bueno para tratar el acné, reduciendo la inflamación y el enrojecimiento.

Se absorbe muy fácilmente y no deja residuos grasos.

Aceite de Semilla de Zanahoria

Aceites Comedogénicos Aceite de Semilla de Zanahoria

– Clasificación comedogénica: 3 a 4

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linolénico: 0,2%
  • Ácido linoleico: 10,8%
  • Ácido oleico: 68,4%

El aceite de Zanahoria no es adecuado para las pieles propensas al acné debido a su alto contenido oleico.

Pero para aquellas pieles que pueden soportarlo, brinda una mejora sustancial en su tono, apariencia y elasticidad.

Además tiene muy buenas propiedades antienvejecimiento y también ayuda a calmar la piel irritada.

Aceite de Semilla de Zarzamora

– Clasificación comedogénica: 1

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido esteárico: 1,4%
  • Ácido palmítico: 3%
  • Ácido oleico: 16%
  • Ácido linolénico: 34%
  • Ácido linoleico: 43%

El aceite de Zarzamora es un aceite perfecto para las pieles propensas al acné y con tendencia a grasa.

Es muy rico en nutrientes ayudando a mantener la piel brillante y saludable.

Además, al poseer una alta cantidad de ácido linolénico evita que las células muertas de la piel obstruyan los poros, motivo por el cual es bueno para tratar el acné.

Se recomienda utilizarlo combinado con otro aceite base.

Aceite de Sésamo

– Clasificación comedogénica: 3

– Compuestos de ácidos grasos:ffportado

  • Ácido esteárico: 4%
  • Ácido oleico: 39%
  • Ácido linoleico: 46%

El aceite de Sésamo es normalmente bueno tanto para las pieles mixtas como secas y envejecidas.

Tiene grandes propiedades antibacterianas que lo hacen ideal para curar heridas y combatir las bacterias que provocan el acné. También es un buen protector solar.

Aunque debido a que contiene ácido esteárico puede resultar un poco comedogénico para algunas personas.

Aceite de Soja

– Clasificación comedogénica: 4 a 5

– Compuestos de ácidos grasos:

  • Ácido linolénico: 7%
  • Ácido oleico: 24%
  • Ácido linoleico: 50%

El aceite de Soja es altamente comedogénico por lo cual la mayoría de las pieles no lo toleran.

Sin embargo, en aquellas personas con pieles que lo pueden tolerar puede resultar un muy buen aceite para mejorar el tono de la piel y proteger de los rayos UV.

Además posee muy buenas propiedades antioxidantes.

Aceite de Tamanu o Calófilo

– Clasificación comedogénica: 2

  • Ácido oleico: 31-44%
  • Ácido linoleico: 20-38%
  • Ácido esteárico: 13-20%%
  • Ácido palmítico: 12-18%
  • Ácido linolénico: < 1%

El aceite de Tamanu es apto para la mayoría de los tipos de piel, especialmente cicatrizados o pieles sensibles secas.

Es el mejor aceite para curar y mejorar las cicatrices del acné.

Su composición química única le da potentes propiedades antibacterianas y antiinflamatorias siendo excelente para afecciones como la rosácea, dermatitis, eczema y otras enfermedades de la piel que deben evitar irritantes.

Es un gran humectante, a la vez que repara y regenera las células de la piel. Poderoso antiarrugas, el aceite de tamanu aceite es ideal contra el envejecimiento y para las pieles maduras. Además, suaviza la piel áspera.

Por su consistencia espesa y olor picante es mejor usarlo como tratamiento puntual para las zonas problemáticas o mezclarlo con otros aceites portadores.

Conclusiones

Espero que con esta lista y la descripción de cada aceite, su clasificación comedogénica y composición de ácidos grasos, tengas más en claro qué aceite deberías usar en tu caso en particular.

Recuerda que siempre debes evitar que los poros de tu piel se obstruyan de manera que prevengas los problemas resultantes como el acné.

Los aceites orgánicos y naturales son cada vez más populares y hay una buena razón para ello:

Son más seguros y más efectivos que muchos de los productos cosméticos que se pueden conseguir en el mercado.

Al utilizar productos cosméticos industriales artificiales se introducen una serie de químicos en el organismo a través de la piel, que muchas veces pueden ser muy dañinos.

Por eso los aceites vegetales naturales comedogénicos y no comedogénicos son una buena opción, ya que son seguros, saludables y poseen iguales e incluso mejores propiedades y beneficios que los productos cosméticos industriales.

Espero que esta lista que te ha dado de los aceites comedogénicos más efectivos para el cuidado de tu piel te ayude a elegir el mejor o los mejores aceites para ti.

¿Crees que debería incluir algún aceite comedogénico y no comedogénico? Me lo puedes indicar en los comentarios y con mucho gusto lo añadiré.

¡Si te ha gustado este artículo, por favor compártelo. Guarda ESTE PIN en tu tablero Aceites Naturales de Pinterest y consúltalo en cualquier momento! 🙂

Lista completa de aceites comedogénicos y no comedogénicos para una piel más clara. Escala comedogénica de los aceites más utilizados para el cuidado de la piel y su composición de ácidos grasos.

 

Referencias

«The Bad List: Comedogenic Ingredients And Products«. By Green Gables,  in Cosmetics & grooming. Acne.org – Science. Support. Solutions.

Kligman AM, Kwong T. «An improved rabbit ear model for assessing comedogenic substances«. Br J Dermatol. 1979 Jun;100(6):699-702. PubMed PMID: 157151.

Mirshahpanah P, Maibach HI. «Models in acnegenesis«. Cutan Ocul Toxicol. 2007;26(3):195-202. Review. PubMed PMID: 17687685.

Alfred Thomas Bertrand Matthäus Hans‐Jochen Fiebig. «Fats and Fatty Oils«. Wiley Online Library.

Bioquímica de los Alimentos. S. Miguel Calvo. «Grasas vegetales menos comunes«.