Hacer tus propios jabones caseros es muy interesante para controlar los ingredientes que irán a parar a tus manos.

Evitarás todos los químicos que encuentras en muchos jabones comerciales, consiguiendo una piel hidratada, en condiciones inmejorables.

Te recomiendo que pruebes con un jabón de glicerina casero. La glicerina es un tipo de sustancia viscosa que está presente en los diferentes tipos de aceites, en grasas animales y vegetales, con interesantes beneficios para la salud.

Por ejemplo, contribuye a nutrir y a revitalizar la piel, a exfoliarla y también contribuye a agilizar la cicatrización de pequeñas heridas.

Aquí encontrarás algunas recetas que te enseñarán a preparar tu propio jabón casero con base de glicerina.

¿Cómo Hacer Jabón con Glicerina Casero? Las Mejores Recetas

Jabón casero con glicerina, leche de cabra y aceites esenciales

La leche de cabra ayudará en este jabón a humectar y a nutrir la piel debido a las interesantes particularidades del ácido láctico. También aporta vitamina A que es un potente antiarrugas.

Los aceites esenciales que lleva contribuye a evitar la aparición de arrugas, son antisépticos y astringentes.

Lo que necesitas

· 120 gramos de base de glicerina blanca

· 3 gramos de extracto de rosa mosqueta en polvo

· 3 gramos de leche de cabra en polvo

· 3 gramos de miel en polvo

· 10 gotas de aceite esencial de incienso

· 10 gotas de aceite esencial de Ylang-Ylang

Preparación

Empieza cortando la glicerina en pequeños cubos.

Introduce los cubos en un cazo y coloca al baño maría para que se funda (la temperatura debe oscilar entre los 65 y los 75º C).

Cuando tengamos la sustancia fundida le añadiremos la leche de cabra y removemos bien.

Después agrega la miel en polvo y vuelve a remover.

Ahora le llega el turno a las 10 gotas de aceite esencial de incienso y las de aceite esencial de Ylang Ylang.

El último ingrediente serán los 3 gramos de extracto de rosa mosqueta en polvo.

Cuando esté todo bien removido e integrado, pasamos el jabón a un molde y dejamos un tiempo prudencial para que se enfríe. Si quieres que se enfríe más rápido, también lo puedes colocar en la nevera.

Saca del molde.

Como usar

Este jabón de glicerina casero se puede usar como cualquier otra pastilla de jabón:

  • Puedes usarlo de forma regular, en el día a día.
  • Si tu piel es muy sensible, entonces te recomiendo un uso de 1-2 veces a la semana.

Consejo: También puedes prescindir del extracto de Rosa Mosqueta en polvo, ya que puede irritar las pieles demasiado sensibles.

Jabón casero con glicerina, manzanilla y aceite de germen de trigo

Si estás buscando una receta de como hacer jabón casero con glicerina que te ayude a calmar la piel, esta es para ti.

El aceite esencial de manzanilla es muy recomendado para tratar ciertos problemas de la dermis: tiene efecto analgésico y antiinflamatorio, muy interesante calmar irritaciones o reducir dolores en las articulaciones.

El aceite vegetal de germen de trigo, si se aplica sobre la piel, la suaviza, la hidrata y hace que esté más elástica.

Esto es lo que te hace falta

· 150 gramos de glicerina para fundir

· 10 gotas de aceite esencial de manzanilla

· 1 mililitro de aceite de germen de trigo

Preparación

Para que sea más fácil de fundir, la glicerina tendría que estar cortada en pequeños trozos.

Introduce la glicerina en un cazo junto con el aceite de germen de trigo. Mi recomendación es que hayas desinfectado previamente el cazo utilizando alcohol de farmacia.

Cuando se haya fundido todo, retiramos el cazo del fuego y será en ese momento cuando agregaremos el aceite esencial de manzanilla.

Vierte la mezcla en el molde.

Dejamos que el jabón repose durante unos 10-20 minutos y desmoldarlo.

¿Cómo usar?

No puedes usar el jabón hasta que haya pasado un mínimo de 24 horas hasta que se haya enfriado.

Después de eso, lo puedes usar de la manera convencional, como cualquier otro jabón.

Base de jabón de glicerina para muchos jabones

En esta receta te voy a enseñar como preparar una base de jabón a la que le podrás añadir diferentes ingredientes para conseguir todo tipo de efectos, olores, texturas, incluso hasta podrás cambiar el color.

Lo mejor de todo es que estos ingredientes proceden de materias primas naturales, son ecológicos y no contaminan.

Ingredientes

Para la base

· 200 g de glicerina

· Colorantes naturales

· Aceite de oliva

Opcionales

· Aceite esencial de lavanda

· Aceite esencial de eucalipto

· Aceite esencial de naranja

· Aceite esencial de clavo

· Aceite esencial de árbol de té

· Aceite esencial de canela

· Aceite esencial de jengibre

· Aceite esencial de limón

· Aceite esencial de tomillo

Preparación de la base

El proceso es prácticamente el mismo que hemos visto en las recetas de jabón de glicerina anteriores. Empieza derritiendo la glicerina al baño maría.

Remueve bien mientras se está calentando, ya que así evitarás que queden burbujas.

Cuando esté derretida, sácala del fuego y añade el colorante que más te guste (puedes utilizar cúrcuma como colorante natural para darle un tono amarillo).

En este punto agrega un poco de aceite de oliva para conseguir que sea más humectante.

Ahora llega el momento de agregarle los aceites esenciales que quieras, dependiendo de lo que necesitas.

Preparación del tipo de jabón.

Si quieres hacer un jabón relajante, añade unas gotas de aceite de eucalipto y de aceite esencial de lavanda. Agrega también algunas gotas de colorante morado.

Para hacer un jabón casero con glicerina energizante, agregarás un poco de aceite esencial de clavo y unas gotas de aceite esencial de naranja.

Para hacer jabón desinfectante, le añadirás aceite esencial de árbol de té y un colorante azul o verde.

Puedes hacer un jabón que prevenga enfermedades respiratorias si le añades unas gotas de aceite esencial de eucalipto, jengibre, tomillo y limón.

Otro jabón casero con propiedades interesantes lo obtendrás si te decides a mezclar aceite esencial de canela, jengibre, manzana y clavo.

¿Cómo usar?

Estos jabones los puedes tener en el cuarto de baño y usar cuando se te antoje, como cualquier otro jabón.

Jabón casero con glicerina y aloe vera

Muchas de las recetas que encontrarás en la red tienen una base de hidróxido de sodio. Aunque si bien es cierto que, usando la cantidad correcta, no entrañará un riesgo para tu salud, puede hacer que la piel se reseque o se irrite (en especial, si es muy sensible).

La glicerina es muy respetuosa con la piel, pero lo será todavía más si utilizas ingredientes como la planta de aloe vera. Así se obtiene una fórmula muy sensible, pudiéndose aplicar hasta en pieles más sensibles.

Materiales necesarios

· 2 pastillas de glicerina

· 100 mililitros de aceite de oliva (unas 5 cucharadas)

· 60 gramos de miel (4 cucharadas)

· 200 gramos de gel de aloe vera (una taza aproximadamente)

· Ralladura de limón

Elaboración

A diferencia de las recetas anteriores, en esta vas a derretir todo en el microondas. Añade las pastillas de jabón de glicerina en un recipiente apto para microondas y ponlo a calentar unos minutos.

Cuando esté todo bien derretido, añade la miel, la ralladura de limón y el aloe vera.

Ahora debes calentar el aceite de oliva aparte hasta lograr que esté tibio. Ten cuidado, ya que si se calienta en exceso podría perder sus interesantes propiedades.

Usa una batidora para integrar sus propiedades (a velocidad baja, ya que no se pretende que emulsione).

Introduce la mezcla en varios moldes para conseguir varias pastillas de jabón. También la puedes introducir en un molde único.

Esta mezcla la meterás en la nevera en donde debe permanecer unas 24 horas. Al pasar este tiempo, el jabón debe haber solidificado.

¿Cómo aplicar?

Como el aloe vera es una planta tan respetuosa con la piel, este jabón lo puedes usar en cualquier momento.

Truco: también puedes cambiar la ralladura de limón por aceite esencial de limón si quieres potenciar la fragancia.

Jabón casero con glicerina y arroz

Termino con este jabón casero con glicerina y arroz que contribuye a calmar la piel, disminuye las arrugas, incluso hasta la aclara.

Ingredientes

· 300 gr de glicerina

· 15 gr de arroz en polvo

· 5 gr de ralladura de limón

· 5 gr de bicarbonato de sodio

· 1/4 de cucharadita de cúrcuma en polvo

· 1/2 cucharadita de aceite de ricino

· 20 gotas de aceite esencial de naranja, o el que más te guste

Proceso

Derrite la glicerina al baño maría.

Agrega el arroz, el bicarbonato de sodio y la ralladura sin dejar de remover.

Añade la cúrcuma y el aceite de ricino.

Sigue removiendo y agrega el aceite esencial de naranja.

Asegúrate de que la temperatura del baño maría no supere los 55º C.

Vacía el jabón en moldes y deja unas 2 horas antes de desmoldar.

Deja que se enfríe durante 24 horas antes de empezar a usar.

¿Cómo usar?

Úsalos como cualquier jabón convencional.

Te recomiendo que envuelvas los jabones si no los vas a usar, para que no se deterioren con facilidad.

Ahora ya sabes como hacer jabón casero con glicerina. Sigue cualquiera de estas recetas y tendrás un jabón en el que has controlado todos sus ingredientes en detalle.

Si te ha gustado este artículo, por favor compártelo. ¡Guarda ESTE PIN en tu tablero de Jabones Caseros de Pinterest y consúltalo en cualquier momento! :)

Aquí encontrarás las mejores recetas de jabón con glicerina.
  • Save

Aquí encontrarás las mejores recetas de jabón con glicerina.
  • Save